Advertisement

Information on global poultry, pig and animal feed markets.

Avícola Salvadoreña

DSC00316_opt.jpg
Línea de procesamiento de Avícola Salvadoreña
Written July 23, 2009

La empresa más grande de pollos de El Salvador

Avícola Salvadoreña es la empresa de pollos más grande de El Salvador, en la que trabajan unas 2,700 personas. Procesan unos 30 millones de pollo al año y venden otros cinco millones de pollitos de un día a terceros. Usan las líneas Hubbard y Arbor Acres y además tienen dos plantas de incubación, con equipos de Chick Master y Jamesway.

La empresa no usa contratistas en la producción de pollo, todo es propio. En las granjas usan tecnología de punta – con la que se inició hace ocho años con los galpones de ventilación de túnel y ambiente controlado. El 60% de las granjas son de túnel, el otro 40% está automatizado, con bebederos niple, comederos de plato, cortinas, y calefacción, pero sin ser de túnel.

El Ing. Francisco Flores Recinos es el Gerente General de Avícola Salvadoreña, una posición que ha tenido durante más de 10 años.

Avícola Salvadoreña es parte de la división industrial pecuaria del Grupo Multi-Inversiones con sede en Guatemala. Esta división tiene empresas productoras de pollo, fábricas de alimentos balanceados y embutidoras en Guatemala, El Salvador, Honduras y Costa Rica. Hace unos años el Grupo se organizó por línea de negocio. Hay un director regional por cada unidad de negocio: alimentos balanceados, pecuarios, cárnicos, comercialización y administración de contraloría. Además hay cinco coordinadores de proyectos para toda la región.

Hay mucho intercambio entre todas las empresas de la división industrial pecuaria. Las diferentes empresas dan y reciben apoyo de las otras empresas. Si en un país determinado la empresa tiene una fortaleza y el otro no la tiene, entonces se la lleva al que le hace falta y así se hace el intercambio de conocimientos, destreza y experiencia.

Toledo tiene una planta muy moderna en Guatemala y es la marca de embutidos del Grupo. Fabrican todo tipo de productos a base de pollo. La mayoría de los embutidos se venden con la marca Toledo, aunque algunos se venden con la marca Pollo Indio de Avícola Salvadoreña.

Procesamiento

Pollo Indio es la reconocida marca de pollo de Avícola Salvadoreña. Sin embargo, la mira de la empresa está en los productos de valor agregado.

Avícola Salvadoreña tiene preparado un proyecto para montar una línea de formados, incluyendo alitas y muslitos ya que en este momento los productos de procesamiento posterior vienen de Guatemala.

Planean seguir avanzando en la parte de procesamiento posterior, ya que tienen un equipo de investigación y desarrollo de nuevos productos. Este mercado ha crecido mucho en los últimos cinco años y es ahí donde se concentrará la empresa.

“También venimos trabajando desde hace unos cinco años con el sistema de gestión de la calidad en Avícola Salvadoreña, el cual se incluye todo lo que es la parte de aseguramiento de la calidad, desde la granja hasta el punto de venta. Tenemos un coordinador de calidad y auditores de calidad en el campo en cada planta y en la parte de distribución quienes están trabajando precisamente con un sistema HACCP de la inocuidad de los alimentos.

“Tenemos HACCP para el hielo, agua, para cada producto, en fin, HACCP en diferentes áreas y para todo. Nosotros, de lo que estamos hablando es de la granja al punto de venta, a donde estamos llevando un producto inocuo”, concluye el Ing. Flores Recinos.

Futuro

Mirando hacia el futuro a mediano plazo de Avícola Salvadoreña, el Ing. Flores Recinos comenta, “Esperamos seguir adelante, seguir creciendo, somos optimistas en eso, a pesar del TLC con Estados Unidos, que es de alguna manera una piedra en el zapato, pero estamos seguros que lo vamos a poder superar.

“Creemos que el mercado tiene un crecimiento del 4% al año; el consumo per cápita del pueblo no lo hemos alcanzado todavía, porque no toda la gente logra consumir pollo ni siquiera una sola vez a la semana.

“Más que nada nos vamos a concentrar en el procesamiento posterior, porque ahí es en donde está el futuro, que el ama de casa nada más llegue a calentar en un microondas y lo sirva”, concluye el Ing. Flores Recinos.

La Sultana

El Ing. Jaime Álvarez es el gerente general de La Sultana, la fábrica de alimentos balanceados del grupo en El Salvador. Aliansa es la marca de alimentos, que se ha posicionado en todo Centroamérica.

El Ing. Álvarez dice, “Nosotros tenemos una red de distribución que son las empresas hermanas de Avícola Salvadoreña. Vendemos pollito de un día a terceros a través de nuestra red de distribución, que son más de 50 agroservicios en las grandes ciudades de El Salvador. Le vendemos a pequeños avicultores, que compran de 50 a máximo 350 pollitos. Esta avicultura es alimentada en su mayoría con concentrados nuestros. Aproximadamente son unos cinco millones de pollitos, de la estirpe que hemos usado desde hace muchos años que es la Redbro, de Hubbard.

“Hoy, todas las fórmulas de alimentos son iguales y todos los empaques son iguales en toda Centroamérica - eso es parte de la regionalización del grupo. Producimos principalmente en nuestra planta y nuestro cliente más importante es la empresa hermana Avícola Salvadoreña. Le producimos todo el alimento, sea para reproductoras o engorde. También tenemos la otra parte del negocio que es la producción para clientes terceros, con alimentos para: pollos de engorde, gallinas de postura, cerdos, ganado, y conejos.

“En el país hemos sido los pioneros en el alimento peletizado. Para los clientes terceros tenemos peletizado el alimento de inicio y engorde de pollos, crianza en postura, cerdos, ganado y conejos. Incluso acabamos de instalar una segunda línea de peletizado.

“El porcentaje de nuestros productos a terceros es el 35% y de Avícola Salvadoreña el 65%. Pero ese 35% significa aproximadamente un 50% del mercado total de alimento balanceados. Mensualmente producimos un promedio de 18,000 a 20,000 toneladas y este año va subir.

“Nosotros estamos haciendo en el mercado una diferenciación, con productos que sean más eficientes como en calidad, e incluso hemos ganado un poquito de mercado. Por ejemplo, en postura estamos fabricando el iniciador y desarrollo peletizado. Tenemos muy buenos resultados; a las 16 o 17 semanas ya quedan desarrolladas las pollonas y entonces cambian a los alimentos harinados. No es común, pero las pollitas crecen mucho mejor, más sanas, más eficientes, y llegan a su peso rápidamente”, indica el Ing. Álvarez.

Todas las plantas de alimentos del Grupo Multi-Inversiones en Centroamérica forman una sola unidad de negocio. Son idénticas, tanto formulaciones, como empaque y marca Aliansa. Así se aprovechan las sinergias entre todos. En general, cada país se surte a sí mismo, en sí no hacen mucho intercambio de materia prima. El maíz, la soya, la harina de gluten, la grasa amarilla, y los subproductos vienen de Estados Unidos. Los microingredientes vienen de Europa y Suramérica.

El Ing. Álvarez observa, “Hay una modalidad de compra en el Grupo, donde hay una dirección general de compras que va por grandes volúmenes y se negocia para todos, para toda Centroamérica, porque los costos son más bajos.”

Control de Calidad

Dice el Ing. Álvarez, “El control de calidad que tenemos aquí en La Sultana es un laboratorio que está equipado con el sistema NIR. De inmediato podemos conocer todo el análisis de los alimentos y podemos monitorear toda la producción con el sistema que tenemos. Con este sistema NIR queremos llegar a que cada vehículo granelero vaya a la granja ya con su análisis. Hemos hecho una actualización del software para lograr eso. Entonces a todas las granjas y todos los clientes terceros les vamos a mandar junto con el envío su análisis del alimento. Además, nos está sirviendo para monitorear y analizar todas las materias primas, a las cuales le sacamos el espectro de aminoácidos digestibles, que lo enviamos al formulador de los alimentos.

“Tenemos trabajando más de dos años con el NIR porque tenemos que incluir mucha información para sacar sus propias curvas para después validarlas. Ya llegamos al momento en que las tenemos validadas. Al principio tomó mucho tiempo y esfuerzo, haciendo análisis vía húmeda y alimentando con cada uno de los alimentos para sacar los grupos, grupo de engorde, grupo de postura, etc. De ahí se sacan unas curvas validadas que son a base de estadísticas; entre más datos entran, más confiable es el resultado que nos va a dar,” concluye el Ing. Álvarez.

ElSalvador06007_opt.jpg
(Izq a der) Ing. Jaime Álvarez, Gerente General de La Sultana e Ing. Francisco Flores Recinos, Gerente General de Avícola Salvadoreña
Comments powered by Disqus