El centro multiplicador porcino se ha establecido en la provincia de Tunas, localizado aproximadamente a 720 kilómetros de La Habana. Esto mejorará las condiciones de esta provincia, ya que se espera que este año produzca más de cinco mil 670 toneladas de carne porcina, muy apreciada por los consumidores cubanos.

La instalación está prácticamente lista para entrar en funcionamiento, según informó el Sr. Rubier Sánchez Quiñones, su administrador, quien explicó que se trata de una unidad reconstruida y ampliada, cuya infraestructura fue dotada de moderna tecnología China.

El Sr. Sánchez Quiñones informó que el centro acogerá a 200 reproductoras y 15 sementales, y tiene posibilidades de entregar cada año alrededor de 1,200 porcinos listos para la ceba.

De acuerdo al administrador: “Nuestra misión fundamental es entregar los animales que reemplazarán aquellos que vayan siendo sacrificados en diferentes partes de la provincia, y garantizar los destinados a cumplir los convenios suscritos por el Ministerio de la Agricultura con productores particulares y organizaciones cooperativas manatienses”.

Publicidad

El funcionario aclaró que la existencia de esta unidad permite ahorrar combustible y otros recursos, debido a que hasta ahora los porcinos para el engorde se traen desde los municipios de Jesús Menéndez y Majibacoa, ubicados en el extremo opuesto del territorio tunero, lo cual también ocasiona daños físicos y estrés a los porcinos.

Al contribuir a incrementar el consumo de proteínas de origen animal entre los más de 530 mil habitantes de Las Tunas, el nuevo centro multiplicador ahorrará a Cuba cuantiosas importaciones de carne porcina, aves y otras especies, productos sumamente caros en el mercado internacional.

Anualmente, Cuba necesita cerca de 300 mil toneladas de ese tipo de cárnico para abastecer la canasta básica familiar con embutidos y garantizar el suministro a hospitales, escuelas, la gastronomía, el sector hotelero y otros centros de consumo social.

Sin embargo los niveles de producción sólo cubren la mitad de la demanda de este país, y en el mercado externo los precios continúan siendo excesivamente altos. De ahí la importancia de impulsar la crianza de porcinos por todas las vías posibles.