Poco después de las elecciones primarias, el Gobierno autorizó nuevos aumentos en los precios de los productos de consumo masivo. Para algunas empresas, se trata del tercer ajuste en lo que va del año. La secretaría de Comercio Interior, que conduce Guillermo Moreno, es la encargada de dar la venia oficial para retocar los precios. Así, en la franja de productos "premium" o de mayor valor agregado, los aumentos llegan aproximadamente a 30% respecto de diciembre.

Desde el lunes, en tanto, entraron en vigencia nuevos precios para varios alimentos. El más cercano al bolsillo argentino es la autorización del aumento de hasta 8% del precio para los pollos que Moreno otorgó a través del Centro de Empresas Procesadoras Agrícolas, Cepa. Los productos de venta más extendida, al menos según la autorización de Comercio Interior, tendrán incrementos moderados, entre 3% y 5%.

Swift, el frigorífico de la brasileña JBS que está presente en Argentina mediante una multiplicidad de productos, tiene el visto bueno para retocar desde principios de esta semana entre 3.5% y 9% sus etiquetas.

Entre las marcas más reconocidas se encuentra Danone Argentina, la filial local de la empresa francesa que se dedica a la producción de alimentos, que ayer recibió el visto bueno para subir desde la semana que viene sus productos entre 2% y 6%, este último caso para los artículos los más selectos.

Publicidad

Como suele hacer, Moreno autoriza aumentos a un conjunto de marcas cada día, de manera de no colaborar con un alza generalizada de precios en un sector determinado. Y divide la oferta en productos masivos, de uso generalizado y los que habitualmente se llevan el menor porcentaje de aumento; los selectivos, una especie de gama intermedia; y los premium, los productos más selectos del mercado y por lo tanto los que reciben mayores aumentos.

El método deja una fuerte impronta en las góndolas de los grandes supermercados, como Walmart, Coto, Carrefour y Jumbo, y en mayoristas, donde Comercio Interior envía periódicamente inspectores. Espera que actúen como referencia para otros puntos de venta, como supermercados chinos, tiendas de conveniencia y almacenes.

La semana que viene será el turno de otras marcas: frigoríficos Calchaquí; Celulosa Campana, que fabrica los productos de la marca Campanita y Johnson, cuyas naves insignia son Fuyí, Raid, Baigón y Lysoform, entre otras.