Al finalizar la semana pasada, los futuros en la Bolsa de Chicago al cierre fueron positivos para todos los cereales impulsados por los temores que genera el pobre rendimiento de las cosechas de maíz y soja de EUA y ante las alzas de los mercados accionarios.

Por otra parte, el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Sr. Ben Bernanke, no dio señales concretas de nuevas medidas para estimular la economía generando una mayor incertidumbre.

Al cierre de los negocios, las pizarras del mercado estadounidense mostraron alzas de US$7.98 y de US$9.25 sobre los contratos septiembre y diciembre del maíz, cuyos ajustes fueron de US$296.25 y US$301.95 por tonelada. En el balance semanal, estas posiciones ganaron 4.04% y 4.02%, tras finalizar el viernes anterior con valores de US$279.91 y US$285.52.

Este viernes pasado, las cifras de las cotizaciones se sostuvieron por el balance del Pro Farmer, después que visitaran los principales estados productores de granos gruesos estadounidenses. Tras relevar los cultivos en el campo, esta comisión de productores estimó la cosecha de maíz 2011/2012 en 317.11 millones de toneladas, cifra inferior d los 328.03 millones calculados por el USDA en su informe de agosto.

Publicidad

En gran medida, la pérdida productiva se debió con la caída de los rendimientos, afectados por un tiempo muy seco y caluroso durante julio. De acuerdo al Pro Farmer, el rendimiento del maíz estadounidense será de sólo de 92.83 quintales por hectárea, ante los 96.03 quintales. Uno de los estados que menos perspectiva presenta para la cosecha es Indiana "donde se evidencian las condiciones estresantes registradas a lo largo de la evolución de cultivo", dijeron los especialistas.

Esta situación dada a conocer por el Pro Farmer alienta la fortaleza de las cotizaciones del maíz y las pone a buen resguardo de los coletazos de la crisis financiera que padecen los Estados Unidos y la Unión Europea, que por estos días domina el escenario bursátil global.

Esta tendencia hacia el alza de los cereales también favoreció a la soja. Los contratos septiembre y noviembre de la oleaginosa subieron US$10.56 y US$11.30, mientras que sus ajustes fueron de US$519.83 y US$523.05 por tonelada. En el balance semanal, estas posiciones sumaron 4.04% y 4.02%, luego de cerrar el viernes anterior con valores de US$499.63 y US$502.84.

En relación al trigo, la posición septiembre en Chicago y Kansas tuvo un alza de US$1.84 y US$6.70, entre tanto su ajuste fue de US$280.08 y US$318.20. En el balance semanal, este contrato ganó 4.31% y 5.74%, tras cerrar el viernes anterior con un valor de US$268.51 y US$300.93.