El presidente de la Federación Nacional de Avicultores de Colombia, Jorge Enrique Bedoya, manifestó que la posibilidad de aprovechar los TLC`s por ejemplo con Canadá, Europa y el triángulo norte, es nula, ya que el sector fue excluido de las negociaciones, de tal forma que en esos países no tendrán reducciones arancelarias que permitan enfocarse en exportar en el corto plazo. Además Bedoya señaló "en este momento nuestras expectativas se basan en los acuerdos con los países Asiáticos y por supuesto no descartamos poder exportar a Estados Unidos".

Según el gobierno, los TLC para el sector agropecuario generarán nuevas oportunidades que atraerán una mayor inversión extranjera al país. Lo cual permitirá a los productores colombianos de los subsectores agrícolas y pecuarios, tener acceso preferencial a mercados como Canadá y Estados Unidos, entre otros, para así aumentar las oportunidades de negocio.

Publicidad

Por su parte, el sector ganadero, Fedegán, evidenció su preocupación respecto a los TLC`s, particularmente al firmado con Canadá, al cual califican como un "tratado de papel" porque en teoría éste permite la exportación de carne y leche a ese país, pero en la práctica la realidad es otra, ya que gracias a la falta de apoyo gubernamental, no ha habido una transformación del Invima o de las acciones precisas por parte del ICA, con el fin de eliminar las barreras sanitarias, las cuales son una limitante para las negociaciones en otros mercados; por tal razón, Fedegán, representado por su presidente José Félix Lafaurie, presentará ante el Gobierno Nacional, un derecho de petición, donde se exprese todo lo que está en juego en la producción ganadera en Colombia, ya que se están desconociendo los esfuerzos que ha realizado el sector privado así como lo es, el status libre de aftosa, poniendo en desventaja al productor nacional.

Asimismo, el gerente general de Fedearroz, Rafael Hernández, indicó que muchos de los cultivos agrícolas, entre estos el arroz, no podrán sacar provecho alguno de estos tratados, ya que no hay garantías beneficiosas, sino perjudiciales para la agricultura colombiana, por ello su estrategia no se basó en canalizar los esfuerzos para entrar a mercados extranjeros, sino en ofrecer un producto de mayor calidad y competitividad en el mercado local.