En el marco del XXII Congreso Latinoamericano de Avicultura, realizado desde el 6 de septiembre en el reciento “La Rural”, Buenos Aires, Argentina, fueron debatidos dos objetivos para la industria avícola argentina. De acuerdo al sector avícola de este país estas metas para 2017 serían: el crecimiento del consumo de pollo en más de 10% por habitante anualmente y la duplicación de las exportaciones.

El presidente del Centro de Empresas Procesadoras Avícolas de Argentina, CEPA, Sr. Roberto Domenech señaló: "Tuvimos un crecimiento muy fuerte entre 2002 y 2008, luego nos estabilizamos y ahora apuntamos a seguir ganando protagonismo en la dieta de los argentinos y en el comercio exterior".

En el escenario del evento más importante para la avicultura latinoamericana, el presidente de CEPA planteó los proyectos de la entidad para los próximos seis años: aumentar de 1.8 millones de toneladas de producción y 270,000 toneladas de exportación actuales a 2.5 millones toneladas de producción y 600,000 de exportaciones para 2017. La mayor parte de la producción seguirá teniendo como destino el mercado doméstico. Por lo cual, CEPA espera que para 2017 se consuman en Argentina 44 kg por habitante per cápita, 5 kg superior al consumo actual.

El sector industrial reconoce que el crecimiento de la avicultura se debe a la escasez de hacienda y al aumento sostenido de la carne de vacuno, las compensaciones al maíz y los acuerdos de precios con el Gobierno, el sector cree que el mayor consumo de pollo es un fenómeno que llegó para quedarse. El Sr. Domenech afirmó "Aunque no hubiera compensaciones, el pollo continúa siendo más barato que la carne de vacuno, y eso le da un lugar de privilegio. Además, en estos años no sólo creció el consumo del pollo que es compensado por el Gobierno, sino también la fracción que no recibe compensaciones y es más cara".

Publicidad

Para la industria avícola argentina el principal foco de interés es el consumo interno, sin embargo CEPA tiene otro desafíos a futuro que es abrir nuevos destinos de exportación Domenech recalcó: "La meta de ahora en más tiene que ser poner el pollo en la cabeza de todos los que participan de las negociaciones para abrir mercados internacionales y en un lugar prioritario. Tenemos que tener una presencia más fuerte en destinos importantes, como la Unión Europea".

Al respecto, el presidente de la Unión Brasileña de Avicultura, Sr. Francisco Turra, expresó: "De acuerdo con el banco Rabobank, Brasil y Argentina son los dos países más competitivos del mundo para producir pollo, por sobre EUA. El país tiene que aprovechar eso y concentrarse en abrir mercados: como lo ha hecho Brasil, que hoy exporta a 157 destinos".

El desarrollo explosivo que tuvo la avicultura argentina entre 2002 y 2011 se pudo percibir en los pasillos de la feria exhibición del Congreso Latinoamericano de Avicultura 2011, representados por centenares de empresas que venden desde maquinaria para la actividad hasta componentes de alimentación, y también por las principales empresas procesadoras.

El presidente del congreso y cabeza de Grupo Motta, Sr. Hector Motta manifestó que "El congreso superó totalmente nuestras expectativas, tanto en concurrencia como expositores, lo que demuestra el excelente momento que atraviesa el sector avícola argentino".