El gobierno de Costa Rica a través del Servicio Nacional de Salud Animal, SENASA, dependiente del Ministerio de Agricultura y Ganadería de este país está adoptando un conjunto de medidas dentro de su territorio nacional para evitar un posible ingreso de la enfermedad Newcastle.

Esta disposición se ha tomado debido al comunicado que hizo recientemente la Dirección General de Protección y Sanidad Agropecuaria del Ministerio Agropecuario y Forestal de Nicaragua sobre un brote de la enfermedad de Newcastle en aves domésticas de traspatio, ubicado en el poblado del Jobo, en el municipio de San Juan de Nicaragua, Departamento de Río San Juan, sitio geográfico ubicado muy cerca de la frontera con Costa Rica.

De forma inmediata, el SENASA comunicó la alerta a todo el personal de campo, intensificando las acciones en los puestos fronterizos, entre éstas, inspección de pasajeros, equipajes y mercancías que ingresan por los sitios cuarentenarios y otras medidas sanitarias como decomisos y destrucción de productos de riesgo.

Publicidad

En esta línea, la Ministra de Agricultura y Ganadería, Sra. Gloria Abraham Peralta envió una nota a su homólogo nicaragüense, Sr. Ariel Bucardo, para expresarle la disposición de coordinar en forma conjunta las acciones de vigilancia y control de dicho brote, entre los equipos técnicos de ambos países.

El Dr. Alexis Sandí, Director a.i. del SENASA, indicó “Se está realizando vigilancia epidemiológica a nivel de campo, en forma especial en las zonas de frontera cercanas al sitio del brote. Además, se ha establecido comunicación con las autoridades nicaragüenses para que nos mantengan informados sobre la evolución del brote y coordinar acciones de vigilancia”.

Por su parte el SENASA en Costa Rica mantiene en ejecución un programa continuo de vigilancia de Newcastle desde el año 1990. Por lo cual este país se mantiene libre de esta enfermedad viral que se caracteriza por provocar alta morbilidad y mortalidad.