Tras el informe mensual del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, USDA, donde se elevaron la previsión para el rendimiento de los cultivos estadounidenses, se produjo una discordancia entre la expectativa del mercado y las cifras oficiales, impulsando a los fondos de inversión especuladores a iniciar un proceso de captura de ganancias. Así, la liquidación de contratos de soja, maíz y de trigo y el consecuente retroceso de los precios, provocando la tendencia bajista.

Es así como al finalizar la semana de la Bolsa de Chicago, las pizarras de la plaza estadounidense mostraron bajas de US$1.20 y US$1.19 sobre los contratos noviembre y enero de la soja, cuyos ajustes resultaron de US$498.06 y US$502.29 por tonelada. En el balance semanal, estas posiciones resignaron 4.99% y 4.85%, luego de finalizar el viernes anterior con valores de US$524.24 y US$527.92, respectivamente.

Después del alza de 10.93% acumulada durante el mes de agosto, producto de las adversas condiciones climáticas que limitaron el potencial de rendimiento de los cultivos estadounidenses, la tendencia bajista se estableció en el mercado de soja el lunes pasado, tras el informe mensual del USDA. En el cual, el organismo estadounidense elevó su previsión para la cosecha de Estados Unidos a 83.97 millones de toneladas, por sobre los 83.17 millones calculados en su estudio publicado anteriormente y de las 82.52 millones de toneladas esperadas por los operadores privados.

Publicidad

A los factores técnicos señalados anteriormente que alteraron las ventas de los fondos de inversión se sumaron: la pérdida de valor del euro frente al dólar, que resintió la competitividad de la mercadería estadounidense, y el inminente inicio de la cosecha. Esta suma de factores, en pleno apogeo de la crisis financiera que atraviesan los Estados Unidos y la Unión Europea, fue, al menos hasta el cierre de la semana, demasiado negativo para el valor de las materias primas agrícolas y así quedó reflejado en las pizarras de Chicago.

En relación al maíz, este viernes las posiciones diciembre y marzo en la plaza estadounidense perdieron US$3.54 y 3.64, mientras que sus ajustes fueron de US$272.43 y US$277.74 por tonelada. En el balance semanal, estos contratos mostraron 6.04% y 5.84%, tras cerrar el viernes anterior con precios de US$289.95 y US$294.96. Como en el caso de la soja, la debilidad del euro frente al dólar y el arranque de la cosecha en EUA acentuaron las bajas.

Con respecto al trigo, la posición diciembre del trigo en Chicago y en Kansas descendió ayer US$2.85 y US$4.14, mientras que su ajuste resultó en US$252.89 y US$288.07. El balance semanal dejó para este contrato una disminución de 5.69% y 5.83%, tras la comparación con el cierre del viernes previo, US$268.14 y US$305.89, respectivamente.