La economía y la infraestructura pública de México aún no se ha recuperado del impacto del brote de influenza H1N1, al tiempo que representantes de las industrias cárnica y avícola del país dicen que hay lecciones por aprender sobre la fragilidad del sistema mundial de salud y de la necesidad de una mejor preparación por parte de los gobiernos y negocios, especialmente las industrias cárnica y avícola.

El consumo de carne de cerdo cayó 80% y los precios un 25% de abril a mayo, después del brote de la H1N1. En el mismo período, el precio promedio de la carne de cerdo en pesos mexicanos cayó de $20.53 por kg a $16.35 por kg.

Ahora, el país se enfrenta a la peor crisis económica en años, del nivel de la "crisis tequila" de 1995, un bajón económico de proporciones históricas para México.

Al hablar durante la Conferencia Ejecutiva y Reunión Anual del Consejo de Exportadores de Carne de Aves y Huevo de EUA (USAPEEC), Eugenio Salinas, Presidente del Consejo Mexicano de la Carne (COMECARNE), grupo líder de la industria cárnica de México, hizo un bosquejo de la respuesta de la industria que ayudó a apuntalar la confianza del consumidor. Por ejemplo, COMECARNE tuvo un papel decisivo en cambiar el nombre de la influenza durante el brote de "influenza porcina" a "influenza humana". El grupo también se metió a la educación del consumidor, al decirle a éste que el consumo de carne de cerdo es seguro y que no se relaciona al contagio de la influenza.

Tras el brote, el grupo impulsó también cinco importantes iniciativas: una campaña para restablecer el consumo de carne de cerdo, adquisiciones gubernamentales, líneas de crédito, dinero para apoyar la compra de granos y sustitución de importaciones por parte de la industria del procesamiento.

Salinas y César de Anda, presidente de la Unión Nacional de Avicultores (UNA) expresaron su gran preocupación por las continuas declaraciones del Secretario de Salud del país que agudizan el temor del público del posible brote de influenza aviar. "El secretario ha "tranquilizado" repetidamente a los consumidores sobre la H1N1 al decir que "al menos no es la influenza aviar, que sería peor"; comentó de Anda.

Afortunadamente, la industria porcina de México no perdió su principal mercado de exportación, que es Japón, aunque las ventas ahí cayeron 15%, dijo Salinas.

Advertisement

"La experiencia con la influenza H1N1 muestra cuán frágil es el sistema mundial de salud y cuán fácilmente puede un nuevo virus circular alrededor del mundo", señaló. "El mes pasado se vio negativamente afectada la carne de cerdo; la próxima vez puede ser la carne de res o de aves. Tenemos que estar preparados para actuar de inmediato. Sigamos trabajando juntos en un plan estratégico de crisis para un brote futuro".

0906USAEugenioSalinas

Eugenio Salinas

 

0906USAPEECdeAnda

César de Anda