Todos los años, los productores de vacunas en China evalúan qué cepa de influenza aviar se debería abordar, expresó la coordinadora regional de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, FAO para las enfermedades animales transfronterizas, Wantanee Kalpravidh.

Sin embargo, ella explicó que las vacunas existentes usadas en la población avícola interna lograron cubrir los cambios en el virus desde 2004 hasta 2010. Pero la detección de una "cepa mutante" en China y Vietnam demostró que las vacunas existentes no eran efectivas.

Esos medicamentos no pueden proteger a las aves de la nueva cepa, por lo que "los investigadores en China y Vietnam trabajan en una nueva vacuna", dijo Kalpravidh.

Según ella, el surgimiento de una variedad mutante "confirma que la cepa del virus de la influenza aviar está cambiando, mezclándose y reclasificándose".

La nueva cepa apareció pese a los esfuerzos de inoculación, al sacrificio masivo de aves infectadas y a la implementación de medidas de bioseguridad en granjas avícolas de toda Asia sudoriental, epicentro del mortal virus que en 2008 experimentó un declive en los brotes de la enfermedad.

Ahora la culpa recae en las autoridades vietnamitas, que esta primavera suspendieron la vacunación masiva de las aves en el norte y este del país, pese a que la gripe aviar es endémica en ambas regiones.

El argumento del gobierno de Vietnam "es que las vacunas actualmente disponibles no son capaces de proteger adecuadamente contra algunas de las nuevas cepas del virus detectadas en el norte y el este", declaró la oficina vietnamita de la FAO.

"Sin embargo, en 2011 Vietnam usó una reserva de 50 millones de dosis de vacunas en el sur, donde esta nueva cepa del virus todavía no se ha detectado", continúa el comunicado.

La consecuencia de la brecha vietnamita se sintió en los establecimientos avícolas del norte y el oriente del país, donde miles de pollos murieron por la "cepa mutante" del virus H5N1, identificada como H5N1-2.3.2.1.

Publicidad



La suspensión de la campaña de vacunación de primavera interrumpió un esfuerzo constante por inocular a los pájaros dos veces al año, desde que en 2005 se adoptó por primera vez una política de inmunización en este sentido.

Este cese también separa a Vietnam de otros países donde la gripe aviar es endémica, como Bangladesh, China, Egipto, India e Indonesia, ninguno de los cuales dejó de vacunar.

Mientras científicos y expertos en salud animal trabajan en la nueva vacuna, Vietnam todavía no anuncia planes de reanudar la inoculación de sus aves en los próximos meses.

"La opción de reanudar las vacunaciones entre la población avícola está abierta para el gobierno de Vietnam. Sin embargo, aún no se ha tomado ninguna decisión de reanudar las vacunaciones para la próxima ronda, que normalmente deberían tener lugar entre octubre y noviembre de 2011", según la FAO.

China restó importancia a las preocupaciones sobre una cepa mutante del H5N1, declarando que el brote actual se detectó entre aves silvestres, pero admitió haber descubierto "algunas mutaciones del virus" entre sus pollos.

"Las autoridades de la agricultura y la salud están constantemente en alerta ante una potencial epidemia de gripe aviar entre aves y humanos", dijo el veterinario Yu Kangzhen al periódico China Daily.

Pero la FAO apuesta a otra táctica, apelando a los países de la región para un mejor intercambio de información tras el surgimiento, a fines de agosto, de la nueva subcepa. "Queremos que los países sigan compartiendo la información sobre el virus con la FAO", dijo Kalpravidh.

"Países como Camboya y Laos necesitan apoyo para controlar a sus aves, lo incluye fortalecer los mecanismos de vigilancia", agregó.

Esta preocupación tuvo eco en los gobiernos de la región. Los llamados a proteger a la industria avícola local hicieron que se implementara vigilancia extra en Filipinas, un país libre de influenza aviar, situado en una región donde el virus se considera endémico.