Sin la presencia de un solo legislador del oficialismo, el presidente de Agricultura y Ganadería de Argentina, Juan Casañas, logró reunir el quórum en el seno de la comisión que conduce para que fuera tratado, entre otros temas, una iniciativa que regula la actividad avícola.

El pasado 20 de septiembre la reunión en la que se esperaba tratar el mismo tema había fracasado por falta de número de diputados, lo que produjo una gran desazón de medio centenar de productores de cuatro provincias que viajaron especialmente para presenciar la decisión de los legisladores.

Aunque esta vez la presencia de productores fue menor, no ocultaron la satisfacción con aplausos incluidos cuando Casañas anunció que el dictamen del proyecto pasaba a la firma de los diputados sin más trámite.

Antes habían hablado los autores del proyecto que fue fusionado en un solo texto y que también merecieron el reconocimiento por parte de los productores y de los demás diputados por el esfuerzo de alcanzar el consenso en la unicidad de una iniciativa que pudieran respaldar todos los presentes.

Los diputados Jorge Chemes (UCR) y Lisandro Viale (Socialista) fueron quienes pudieron unificar sus proyectos no sin poco esfuerzo para alcanzar "después de 32 años de ausencia de normativa" una regulación para el sector avícola, indicó el diputado socialista.

Publicidad



El Sr. Chemes aseguró que con la ley proyectada se alcanza "un ordenamiento del sistema desde la producción y la faena hasta el consumidor", a la vez que se "genera certidumbre" al establecer en negro sobre blanco los "deberes y obligaciones de cada una de las partes" en la cadena productiva.

"Es un proyecto que no va contra nadie" aclaró a su vez el Sr. Viale, y resaltó que con la propuesta no solamente "fija un precio base mínimo" mediante una fórmula matemática sino también una tabulación de premios y castigos a la eficiencia productiva conforme a índices que integran los parámetros más usados en la producción.

La norma también permite a los granjeros avicultores cambiar como proveedor de firmas frigoríficas con la sola comunicación al Senasa de la decisión adoptada. Esto se debe, según señaló el Sr. Viale, a evitar que las plantas faenadoras tengan como "rehenes" a los granjeros que busquen mejores precios.

El proyecto deberá ser aprobado todavía en otras comisiones, incluida la de Presupuesto y Hacienda que preside el oficialismo, luego deberá pasar al recinto y en caso de ser aprobada hacer un circuito similar en el Senado.

"Hoy no es el fin de este tema sino el principio" aclaró el diputado socialista a los productores presentes, y alentó a que sigan atentamente el desarrollo en las demás comisiones "para que esto siga avanzando en el Congreso de la Nación".