Brasil y China van a diversificar este año la pauta del comercio de los agronegocios. La agenda de trabajo se revisó durante la visita oficial de la delegación brasileña del Ministerio de Agricultura, Industria Pecuaria y Abastecimiento (Mapa), bajo el mando del presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Actualmente, el 93% de las exportaciones brasileñas al país asiático se concentran en el complejo soya.

Durante la visita se aprobaron modelos de Certificado Sanitario Internacional para exportación, similares a los de la carne de aves de Brasil, y de las vísceras de ovinos y caprinos de China.

Ambos países acordaron implementar algunas medidas de efecto inmediato. Veinticuatro establecimientos brasileños productores de aves ya están autorizados a exportar carne congelada a China, además de que los primeros embarques se realizarán en el próximo mes.

China ya había habilitado plantas de procesamiento desde noviembre de 2008, pero hasta el momento no se ha realizado ningún embarque a ese país, debido a la no concesión de las licencias de importación. De la misma forma, los establecimientos chinos están igualmente autorizados a exportar vísceras de ovinos y caprinos a Brasil.