Como sabemos, el pasado viernes 14 de octubre se celebró en todo el mundo con festivales, conferencias y concursos, el Día Mundial del Huevo a iniciativa de la Comisión Internacional del Huevo y de los avicultores.

En México, la Unión Nacional de Avicultores a través del Instituto Nacional Avícola, realizó un desayuno y ciclo de conferencias dirigido al consumidor. Quizás no todos los lectores de Latinoamérica lo sepan, pero en este país el desayuno es casi sagrado. Tenemos la sana costumbre de desayunar abundantemente, y es en este alimento matinal donde el huevo desempeña su papel preponderante.

En palabras del Lic. Rodolfo Valadez, Director de Comunicación Institucional de la UNA, es una costumbre “muy mexicana”. El desayuno que organizó la UNA consistió de una torta (una especie de sándwich) de huevo con jamón o a la mexicana (chile, cebolla y jitomate), con lo que se cubrió la porción de carbohidratos, proteínas y lípidos, acompañada de jugo de naranja, para cubrir la porción de frutas y vitaminas, así como café. De esta manera, se llevó a la práctica el Plato del Buen Comer, que sirve para educar y promover la salud en materia alimentaria.

Lo “nuevo” en la nutrición humana incluye al huevo

Las conferencias que se impartieron ese día versaron sobre un aspecto fundamental: desmitificar la gravísima campaña de desinformación que ha circulado durante muchos años sobre el colesterol y las grasas, entre otros aspectos del huevo. Para ello, la Lic. Teresa Rull, nutrióloga, dio una excelente charla sobre las bondades nutricionales de este producto avícola y la sana costumbre de desayunar bien, particularmente en un país como México que tiene graves problemas de salud pública en cuanto a obesidad y diabetes. La Lic. Rull destacó un punto muy importante: el huevo ha pasado de “la restricción a la recomendación” de su consumo. Es decir, ahora “lo nuevo” es recomendar su consumo, incluir al huevo en la dieta diaria, y no como se hacía hasta hace poco, restringirlo.

Habló también de todas esas “telarañas” que tiene la gente en la mente, como el quitar la yema y solo comerse claras. No sé en otros países, pero aquí hay algunos restaurante de comida “natural y saludable” que ofrecen omelletes de claras de huevo. Quitarle la yema al huevo es quitarle prácticamente todo su valor nutritivo, desde los esenciales ácidos grasos, pasando por vitaminas, lecitina y otros nutrimentos. Recalco lo que la UNA difunde: “el huevo por sí solo carece de capacidad relevante para aumentar los niveles de colesterol, por lo que no se relaciona con infartos y enfermedades cardiovasculares”.

El huevo como alimento funcional

Hubo muchas otras presentaciones, entre ellas la de la Mtra. Covadonga Torre, que trató sobre el huevo como alimento funcional. Es increíble ver como este alimento asequible y de fácil acceso, desempeña diversas funciones, que son un beneficio adicional a su valor nutritivo.

Publicidad

Formación de un huevo

Inicialmente, a mi llegada al evento del Día Mundial del Huevo, pensé que me había equivocado de lugar. No encontraba a nadie conocido y más bien los asistentes eran personas ajenas al medio avícola. Dentro de mi desconcierto, se iluminó mi mente y pensé: ¡Exacto! ¡Es a este público al que hay que dirigirse! Todo lo que se habla aquí, de una forma u otra la gente que trabajamos en esta industria lo sabemos. Es por eso que el Dr. José Antonio Quintana, de la Facultad de Veterinaria de la UNA habló sobre algo que el público en general desconoce: cómo se produce un huevo. Así, los asistentes obtuvieron una visión bastante amplia de este magnífico producto.

Instituto Nacional Avícola: ejemplo a seguir

Es importante señalar que todos los ponentes del evento de ese día son consejeros del Instituto Nacional Avícola. El INA es una iniciativa interdisciplinaria de loables objetivos y resultados de la UNA, que trabaja por el bien y la expansión de los productos avícolas en México, mediante la difusión de información relevante y actualizada. Por ejemplo, tiene algunas publicaciones, tanto impresas como electrónicas, sobre los productos avícolas, que incluye recetarios.

La UNA, es una organización que se encamina hacia el futuro con pasos firmes. Actividades como estas reflejan el interés de una industria madura, como la avícola, por proyectarse y contribuir a la alimentación humana, así como su inserción en el contexto mundial. Creo que es un ejemplo a seguir.

México es el país de mayor consumo de huevos en el mundo, unos 23 kg al año por persona. Sin embargo, no hay que dormirse en sus laureles. Hay que seguir promoviendo el consumo, hay que derribar mitos, hay que buscar nuevos productos y mercados, desarrollar nuevas vertientes.

Hubo algo que Rodolfo Valadez, Director de Comunicación Institucional de la UNA me dijo ese día y que me gustó: “además, el huevo viene en su propio empaque natural” y biodegradable, añadiría yo. ¿Qué otro producto viene así?

Creo entonces, que este es un buen momento para que empecemos la planificación del siguiente Día Mundial del Huevo.