Las infecciones en Egipto aumentan los temores de los científicos de que el virus de la influenza aviar se disemine al ser humano. Esta paradoja, que surge de Egipto, el foco más reciente de la enfermedad, amenaza con aumentar la capacidad de la enfermedad de diseminarse de persona a persona.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) va a respaldar una investigación del cambio de patrón de la enfermedad en Egipto, el país más gravemente afectado fuera de Asia. Aunque este año han estado en aumento las infecciones, casi todas han sido en niños menores de 3 años, mientras que hace 12 meses, era principalmente adultos y niños mayores los afectados.

Además, las infecciones han sido mucho más ligeras de lo normal; la enfermedad normalmente mata a más de la mitad de los afectados y hasta la fecha los 11 egipcios que se han infectado siguen vivos.

Advertisement

Los expertos dicen que estos desarrollos hacen que sea más probable que se disemine el virus. Irónicamente, la misma virulencia ha proporcionado una importante garantía de protección. No había mucha oportunidad de que infectara otras personas ya que mataba con prontitud a sus víctimas, pero ahora tiene mucha más probabilidad de mutar y pasar a otros.

La OMS teme que el aumento de este año en las infecciones entre niños pequeños, sin que se vean casos similares en gente mayor, plantee la cuestión de si los adultos que se infectan y que no mueren, actúan como portadores asintomáticos de la enfermedad.

La investigación, que empezará este verano, verá si está pasando esto al analizar sangre de gente que pudo haber estado en contacto con aves infectadas, pero que no se hayan enfermado, según ProMed.