En el condado de Robertson, Texas, EUA se descartaron más de 1.4 millones de pollos, después de que funcionarios detectaron una infección respiratoria en algunas de las aves. Hace más de una semana se encontraron pollos con laringotraqueitis infecciosa en granjas de Sanderson Farms en Texas. No queda claro cómo es que se infectaron las aves.

El virus no es de peligro para la gente, aunque coman carne infectada con la enfermedad, según los funcionarios que están supervisando el sacrificio de las aves en el condado Robertson.

Advertisement

Alrededor de un millón de las que se sacrifiquen se van a procesar para consumo humano, mientras que no se va a distribuir la carne de otras 400,000 aves sacrificadas por eutanasia.