Forest Lipscomb, de 88 años, falleció a finales del pasado mes de febrero. Al principio de su carrera trabajó en Lipscomb Grain & Seed Co., en la que llegó a ser presidente más tarde.

Uno de sus logros más grandes fue el de iniciar en 1958 la empresa International Division Inc., o INDIV, en Trinidad, en las Antillas. Constituida en EUA en 1964, INDIV brindaba a los clientes en el extranjero tecnología moderna para la industria agropecuaria. 

En esencia, INDIV era, para mucha gente en el extranjero dedicada a la industria agropecuaria, un solo lugar para comprar lo que necesitaban.

Advertisement

Forest Lipscomb tuvo muchas sociedades en el Caribe y en Suramérica, y empezó o se hizo socio de muchas otras compañías. "Hubo alguna vez que era dueño o socio de 14 empresas diferentes en el mundo", comenta su hijo Paul Lipscomb. "Era muy respetado en todos lados. Era más conocido fuera que dentro del país". 

"Más que otra cosa, le encantaba viajar", dice su hija. "Se subía a un avión y se iba cada vez que podía. Le encantaba también su trabajo". 

Actualmente, INDIV, dirigida por José Sala, cuenta con oficinas en Argentina, Colombia, México, Malasia y Venezuela, con distribuidores en los cinco continentes. En diciembre 2008, Sala y siete otros empleados compraron las acciones de INDIV de la familia Lipscomb.