Conforme Pilgrim’s Pride lucha por mantenerse financieramente a flote, y trabaja en un plan comercial para presentarle a sus acreedores a finales del este mes, la semana pasada la compañía indicó que no planea presentar un solicitud de declaración de quiebra.

El viernes, el periódico Wall Street Journal citó a Gary Rhodes, vicepresidente de Pilgrim’s Pride que decía: “No creemos que a nadie le interese presentar una solicitud de declaración de quiebra, desde luego no a nuestros acreedores, ni a nuestra compañía o inversionistas”.

La compañía tiene hasta el 28 de octubre para negociar un trato con acreedores. Además, el próximo mes se vence el pago de una obligación de $25.7 millones de dólares. La fecha límite es parte de un acuerdo que la compañía logró el mes pasado con sus acreedores, quienes acordaron también continuar proporcionando liquidez durante un período de 30 días. 

Se ha informado que Pilgrim’s se encuentra en conversaciones con posibles inversionistas, que incluye a fondos de cobertura y grupos de títulos privados. El WSJ informó que Pilgrim’s está también analizando la posible venta de activos, la cual incluye a su operación en México, algunas plantas avícolas en EUA y ciertos bienes raíces. El informe dijo que no se han tomado decisiones con respecto a tales medidas. Dos posibles adquisidores nombrados en el informe son Tyson Foods y la compañía avícola mexicana Industrias Bachoco, SA.

Advertisement

Pilgrim’s Pride registró pérdidas por $53 millones de dólares en el tercer trimestre fiscal. Espera informar una “pérdida importante” para el cuarto trimestre.