¿Es ético que Brasil exporte ingredientes para alimentos para animales cuando, según la Organización para la Alimentación y la Agricultura, alrededor del 25% de la población viven en la pobreza? Esta fue la pregunta que se le hizo a Christian Lohbauer, director ejecutivo de la Asociación Brasileña de Exportadores de Pollo (ABEF, por sus siglas en portugués), durante el Panel de Discusión del Club Avícola Europeo, que se realizó el 10 de noviembre como parte del Foro Avícola Mundial.

El Sr. Lobhauer respondió que tal vez no estaba en la mejor de las posiciones para pronunciarse sobre ética, pero le pidió al público considerar lo siguiente:

 La industria avícola de Brasil no sólo invierte en el país y crea empleos, sino que sus actividades hacen que ingresen divisas. En lo que se refiere a las exportaciones de productos avícolas, los productores brasileños no tienen planificado detener el comercio, dijo.

Además, señaló que la riqueza adicional que este sector crea, ayuda a reducir, poco a poco, los niveles de pobreza que existen en el país.