El gobierno de Venezuela decidió suspender temporalmente las importaciones de carne de res, leche, queso y pollo como una medida para garantizar el mercado para la producción nacional de estos artículos, según informe del Servicio Agrícola Exterior del USDA. Esta suspensión aplica solamente al sector privado, no a las entidades gubernamentales.

En el caso de la leche, no se van a emitir más licencias de importación hasta finales de agosto, por lo que las mercancías empezarán a llegar hasta después de septiembre. Esta medida responde a las solicitudes de productores y de la industria de lácteos, ya que actualmente la producción nacional de leche es muy alta debido a la temporada de lluvias.

También están restringidos los permisos de importación de pollo para garantizar el mercado de 12,000 toneladas métricas de pollo congelado producido nacionalmente. Las mercancías que ya se encuentran en puerto o en barcos en tránsito se van a importar sin inconvenientes.

Advertisement

Esta suspensión solamente es para el sector privado, por lo que no afectará las compras en el mercado internacional hechas por la corporación gubernamental CASA para su cadena de supermercados MERCAL ni las negociaciones que hace Bariven para suministrar estos productos alimenticios a las bodegas de PDVAL.

Aunque la industria avícola no es capaz de suministrar por completo a MERCAL o PDVAL, el gobierno va a continuar importado pollo de Brasil y otros países. “Tenemos un acuerdo con la industria nacional de comprar 4,000 toneladas de pollo, pero si aumentan la producción, podremos comprarles más”.