De acuerdo con un nuevo informe de mercado publicado por Transparency Market Research, la demanda global de lisina era de 1,697 millones de toneladas en 2011 y que se espera que llegue a los 2,518 millones de toneladas hacia 2018. En términos de ingresos, el mercado se valuó en $3,500 millones de dólares en 2011, el cual se espera que llegue a $5,900 millones hacia 2018.

Publicidad

En el futuro cercano, se espera que sea la creciente demanda de la carne, especialmente en los países en desarrollo, lo que impulse el mercado de la lisina. Además, se espera también que en el transcurso de los siguientes cinco años las ventajas importantes que ofrece la lisina en comparación con alternativas tales como la soya, resulten en un cambio positivo hacia el consumo. La prohibición del uso de la harina de sangre y de la harina de carne y hueso en algunas partes del mundo también impulsa la demanda de este aminoácido.