En los boletines “Agribusiness World this Week” de KSAdvise de la semana pasada y esta se analiza una situación particular del uso de soya modificada genéticamente en los alimentos balanceados para pollos. Y es que algunos supermercados ingleses que antes favorecían a los alimentos no modificados genéticamente, han revirado su decisión.

Ahora, le informan al público que ya no van a vender pollos alimentados con harina de soya no modificada genéticamente, debido a los costos y las dificultades logísticas con el suministro de esta harina. Este fue el resultado de que los agricultores han pasado de plantar soya "convencional" a la soya MG.

Publicidad

La soya, por supuesto, es un importante cultivo MG, pero el crecimiento de las plantaciones genéticamente modificadas va mucho más allá de la soya. Con base en datos del International Service for the Acquisition of Agri-biotech Applications, la superficie plantada de cultivos MG ha mostrado un crecimiento constante desde la década de 1990. Desde mediados de la última década, las plantaciones de cultivos MG han disfrutado de un período de expansión prolongado, probablemente un reflejo de la necesidad de nuevas tecnologías para hacer frente a las interrupciones relacionadas con el clima y a la creciente demanda de productos básicos. Lo que es particularmente interesante, es que la mayor parte del crecimiento de la superficie sembrada desde la segunda mitad de la década pasada procedía de países en desarrollo.

En la medida en que las plantaciones MG vayan de la mano con el desarrollo y se identifiquen con los países en desarrollo, los alimentos MG recibirán una aceptación más amplia.