Durante el Simposio de Alltech, una de las sesiones destacadas de día de ayer fue el seminario dedicado a lo que puede esperar la industria avícola de los antibióticos como promotores del crecimiento.

En este simposio, al menos 12 conferencistas de EUA, el Reino Unido y Brasil dieron su visión de lo que puede esperarse a finales de la década en la producción de pollos de engorda sin antibióticos.

Aunque se está de acuerdo en que la producción de pollos sin antibióticos es más de tipo emocional que basado en hechos, la realidad es que el productor tienen que seguir lo que pide el consumidor. Bajo los ojos del consumidor, los antibióticos utilizados en niveles subterapéuticos como promotores de crecimiento tienen una connotación negativa, a pesar de todas las ventajas prácticas.

Uno de los conferencistas señaló que ya han pasado 15 años desde que se echó a andar la prohibición de los antibióticos en los alimentos balanceados en la UE, lo que ha ocasionado un cambio espectacular desde el punto de vista operativo y del consumidor. Esto último es particularmente importante, ya que Grampain, las tiendas minoristas británicas anunció públicamente en 1999 en el Reino Unido el retiro de pollos alimentados con antibióticos como promotores del crecimiento.

Publicidad

Cuando hablaron de la visión de la promoción del crecimiento, algunos de los ponentes se centraron en la conversión alimenticia y la ganancia de peso, y en cómo la edad le da a los animales diferentes eficiencias, todo ajustado a lo que el mercado pide. En los últimos 70 años, la mayor parte de la ganancia ha sido en el músculo de la pechuga, los pollos tienen un intestino más grande, pero una estructura fisiológica débil, como el tamaño del corazón.

También se habló sobre la resistencia a los antibióticos en el ser humano. Después de la prohibición en la UE, hubo un descenso en el uso de los antibióticos utilizados para tratamientos, pero en realidad no usarlos en la producción animal es principalmente una preferencia del consumidor.

Los conferencistas instaron a la industria a educar al público para que aprenda que la vacunación no es lo mismo que el uso de antibióticos como promotores del crecimiento. La industria necesita educar al público en el sentido de que la producción sin antibióticos puede conducir, en primer lugar, a una elevada mortalidad, a problemas de conversión alimenticia, trastornos gastrointestinales o de densidad de población.