Brasil se ha convertido en uno de los principales líderes mundiales en la producción de soya, además de que ha puesto a esta oleaginosa en el primer lugar de las exportaciones brasileñas. Esto, le ha garantizado divisas importantes, pero el país enfrenta el desafío de la creación de lineamientos y políticas claras para mantener ese enfoque.

El país, los productores y la industria se enfrentan a nuevas tecnologías, nuevas variedades, regulaciones en Brasil y en el mundo, propiedad intelectual, así como la productividad y cuestiones logísticas, desafíos que ponen en jaque la situación.

El periódico Valor Econômico, realizó el seminario Caminos de la Soya para "cooperar en la identificación de formas para el desarrollo de la soya en Brasil", en el que se analizaron soluciones viables para hacer frente a estos desafíos.

Francisco Turra, ex ministro de agricultura y director ejecutivo de la Unión Brasileña de Avicultura, UBABEF, estuvo en un panel junto con otros ex ministros que participaron activamente en el desarrollo de la producción de soya en Brasil.

Publicidad

Turra destacó el peso de la agroindustria en la balanza comercial brasileña, que representó el 36.1 por ciento del saldo del país en 2012, con 95,800 millones de dólares.

"El fenómeno brasileño no es Neymar, sino que es la soya. Tiene un papel clave en el desarrollo de la industria agropecuaria de Brasil. Se trata de un insumo básico para la mayoría de las cadenas de producción, como el pollo y otras carnes".

Sin embargo, hay obstáculos que superar para el país, especialmente en relación a la logística. "La parte central de nuestro transporte está totalmente centrado en las carreteras, con más del 60 por ciento, y sólo el 19.5 por ciento en los ferrocarriles. De hecho, estamos entre los 40 países con las peores carreteras del mundo. Además, mientras que nuestro puerto más grande, Santos, mueve sólo 8 millones de contenedores, el puerto de Shanghái maneja 29 millones al año. Es una disparidad muy amplia para un país como el nuestro, que pretende mantenerse a la par con los países BRIC", enfatizó Turra.