El Servicio de Inspección e Inocuidad Alimentaria del USDA emitió una notificación pública sobre el retiro que está realizando el Ministerio chileno de Salud de productos de pollo. Después de recibir la notificación oficial por parte del gobierno de Chile del resultado positivo a las dioxinas en productos de pollo, el Servicio de Inspección e Inocuidad Alimentaria de EUA instruyó a los importadores a retener el producto, que se volvió a presentar a inspección.

El Servicio de Inspección e Inocuidad Alimentaria determinó que podrían estar afectados 85,590 kg (188,522 lb) de pollo y que actualmente se mantienen retenidos 57,240 kg (126,082 lb). El organismo investiga la distribución de los 28,350 kg (62,440 lb) restantes y verifica también si hay más embarques involucrados.

Publicidad

Con base en la información proporcionada por el gobierno chileno, el Servicio de Inspección e Inocuidad Alimentaria tiene motivos para creer que los recientes embarques de pollo de Chile contienen dioxinas y como se han retirado, no son aptos para el consumo. Especialmente, todos los productos elaborados en San Vicente entre el 29 de mayo el 12 de junio se consideran adulterados y deben eliminarse.

Las dioxinas son un grupo de compuestos inorgánicos que se forman de manera natural durante los incendios de bosques, así como también proceden de las emisiones industriales y la quema de basura. Se incorporan a las plantas y es posible que lo consuman los animales, en donde se concentran en la grasa. La gente se expone a niveles bajos de dioxinas en la dieta, aunque hay menos exposición del aire y la tierra. A dosis muy altas durante períodos prolongados, las dioxinas pueden tener efectos adversos sobre la salud. El FSIS ha determinado que la exposición a las dioxinas en el producto es bajo y que no representa amenaza alguna para la salud.