El Salvador, la industria avícola salvadoreña y el comité organizador del XXIII Congreso Latinoamericano de Avicultura están muy entusiasmados y están haciendo un gran esfuerzo por lograr que este evento sea de lo mejor.

En varios números de Industria Avícola de este año hemos ido mostrando algunos ejemplos de la avicultura de este país centroamericano, desde las empresas grandes y de gran tradición como Granja Catalana, a las no tan grandes como Los Teques, pero con una gran visión mercadotécnica. Y en este número previo al magno evento, damos un perfil de la industria nacional y las opiniones en una entrevista exclusiva con el presidente de la Asociación de Avicultores de El Salvador, así como con el de la de Técnicos Avícolas.

El Salvador, corazón de América Central, es un pequeño país que siempre se ha destacado por su tenacidad en el trabajo. Así los ven sus hermanos istmeños: son conocidos los salvadoreños por ser muy trabajadores. Es un país que ha prosperado, desde aquellos ya lejanos años 80, en donde los bombazos y la guerra eran el pan nuestro de cada día, hasta el dinamismo que muestra hoy, por ejemplo su capital San Salvador, llena de modernidad y comodidades para el viajero internacional.

Para muestra basta un botón, y esa muestra es su avicultura, empresas que han resistido y ahí siguen, brindado proteína animal a la población, dando la batalla en el mercado global contra grandes productores como Estados Unidos y sus exportaciones, y desarrollándose con productos con valor agregado.

Publicidad

La oportunidad de viajar y conocer está aquí. Tenemos la coyuntura de entablar relaciones comerciales y amistosas con colegas, capacitarnos con las diversas charlas y pasar un buen rato, y hacer algo de turismo tanto en El Salvador, como en los países vecinos. Centroamérica puede ofrecernos playas, ruinas arqueológicas, ecoturismo, deportes extremos, compras y lo que queramos encontrar.

No dejen pasar la ocasión de asistir al congreso. Hay que apoyar tanto a los avicultores salvadoreños, como a la misma Asociación Latinoamericana de Avicultura en nuestra reunión bienal.

¡Vamos todos a Cuscatlán! ¡Nos vemos en El Salvador!