Como un acontecimiento para festejar los 77 años de historia de Ariztía en el rubro de la incubación y crianza de pollos, fue calificada la reciente bendición y tradicional corte de cinta de la nueva Planta Incubadora de Abuelos en Lagunillas, la cual  fue construida con tecnología de punta para aprovechar al máximo la genética de estas aves y así marcar otro hito en la industria avícola nacional.

En la ceremonia, efectuada el 26 de agosto de 2013 en la localidad de Lagunillas, Casablanca, participó el principal precursor del negocio y actual presidente de la compañía, Don Manuel Ariztía Ruiz, quien junto a gerentes y jefaturas de las distintas áreas que conforman la organización, además del personal del área avícola e invitados especiales, realizaron un recorrido por las dependencias de la unidad, observando con satisfacción y orgullo como un nuevo sueño se hacía realidad.

Publicidad

“Para mí es una gran alegría estar con todos ustedes en la bendición de esta planta incubadora de abuelas y abuelos, como yo, que no sólo significa disponer de los últimos adelantos en esta materia, sino que una recuperación de la línea tradicional de trabajo de 77 años en la avicultura de mi familia y del suscrito. Con lo cual no sólo abasteceremos nuestras necesidades, sino que tendremos un excedente para terceros y, en especial, para exportar productos de mejor calidad”, afirmó Don Manuel.

Explicó que este gran esfuerzo realizado desde los abuelos, tiene como objetivo producir los mejores pollos al final de la cadena. “La idea es mejorar la ruta genética de nuestra empresa, cuyos resultados se verán en pollitos más uniformes, vigorosos, con más huevos por reproductoras, mayores atributos de conversión, menos mortalidad, etc. Nuestro desafío es ser siempre una empresa de clase mundial”.