De acuerdo con el analista Dr. Ken Shwedel, en este momento, los mercados de granos y oleaginosas se encuentran en una etapa en la que los cambios climáticos son el principal impulsor del mercado. Por ejemplo, en el cultivo de maíz de EUA actualmente el enfoque se encuentra en la temperatura y el potencial de daño por heladas al final de la cosecha.

Con base en información del Centro Nacional de Datos Climáticos de EUA a de las variaciones de la norma a largo plazo, Shwedel comenta que "recientemente las temperaturas han tendido a estar más cerca de la norma a largo plazo". Pero, curiosamente, aunque tiende hacia la norma a largo plazo, en el caso de EUA las temperaturas de tres cuartas partes de los meses han estado arriba de dicha norma desde 2000.

Publicidad

A nivel global, las temperaturas nunca han estado por debajo de la norma a largo plazo en el mismo período. Aunque los datos muestran que la temperatura es más cálida que la norma a largo plazo, el período es demasiado corto como para llegar a una conclusión rotunda del calentamiento global. No obstante, lo que sobresale es la volatilidad en la temperatura tanto a nivel global como de EUA, lo que a su vez ha contribuido a la inestabilidad subyacente de los mercados de commodities de granos y oleaginosas.