José Luis Cruz, director de USAPEEC en México informó en el boletín MondayLine que en recientes comentarios hechos a los medios, Jorge García de la Cadena, presidente de la Unión Nacional de Avicultores (UNA) analizó la secuela de los brotes del último año. La influenza aviar altamente patógena, que causó una pérdida importante de reproductoras pesadas, se ha dejando sentir este año en la producción avícola de México. De hecho, se han importado casi 197,000 toneladas de carne de pollo en el primer semestre de 2013, comparado con las 165,000 toneladas en el mismo período del año pasado, debido al déficit en la producción local.

Los brotes que surgieron desde mediados de 2012 hasta la fecha, han ocasionado a la industria mexicana pérdidas económicas que se calcula que rondan los $900 millones de dólares. Esta cifra representa el 10 por ciento del valor de la producción total de 2012.

Después de los brotes de este año que devastaron granjas de reproductoras, bajó la producción en aproximadamente 15 por ciento. No obstante, esto se ha visto compensado en parte con las importaciones de pollo de EUA y una pequeña cantidad de Chile, país con el que México tiene un acuerdo de libre comercio desde 1998.

Publicidad

Por otro lado, de la Cadena dice que gradualmente se ha ido recuperando la producción local de carne de pollo. A consecuencia de los brotes se han eliminado casi 4.2 millones de aves en 2013, de las cuales el 50 por ciento fueron pollos, 25 por ciento ponedoras y el restante 25 por ciento reproductores. Cabe mencionar que las exportaciones mexicanas de carne de aves cayeron en 79 por ciento durante el primer semestre de 2013.

"Ha sido un fuerte golpe para la industria, pero afortunadamente estamos cerca de lograr la completa recuperación, aunque es probable que el impacto negativo en las cifras de producción vaya a continuar durante el resto del año", comentó de la Cadena.

A pesar de la situación, se espera que las cifras de producción avícola muestren un crecimiento positivo, pues la producción general de carne de pollo y huevo debe continuar la recuperación, al tiempo que se espera que disminuya moderadamente el ritmo de las importaciones.