Publicidad

News and analysis on the global poultry
and animal feed industries.
Mercados y negocios
3 de febrero de 2014

Escasez hace que consumo de pollo caiga en Venezuela

En el primer semestre de 2013, la ingesta de esta carne bajó 10.85 por ciento

De acuerdo con el diario El Nacional, de Caracas, citando la más reciente Encuesta de Seguimiento del Consumo de Alimentos realizada por el oficial Instituto Nacional de Estadística de Venezuela, se reportó un descenso en la ingesta de productos de la canasta alimentaria que tienen precios regulados como el pollo y la carne vacuna.

El periodo analizado fue el primer semestre de 2013, y según las cifras del referido instituto, el consumo de pollo se ubicó en 75.35 gramos por persona al día, 10.85 por ciento menor del registrado en igual lapso de 2012 (84.52 gramos per cápita diarios). Esta disminución es explicada por la escasez del producto, la cual a su vez se estima tiene su origen en el alza constante de los costos de los alimentos balanceados para animales y en las fallas en el suministro al detal por el desfase de los precios regulados.

Como lo ha informado oportunamente Industria Avícola, y según el Banco Central de Venezuela, los precios al por mayor de productos avícolas y pecuarios registraron un incremento de 135 por ciento en el último año (de septiembre de 2012 a septiembre pasado). Estas alzas tienen su origen en el aumento de insumos como los granos para las aves (maíz y soya, casi todos importados), aumento de salarios y otros gastos referidos al transporte (repuestos de vehículos, principalmente).

Así lo manifestó en su momento el presidente de la Pequeña y Mediana Industria Avícola en Venezuela (Pymi Avícola), Simón Leal, citado también por el diario El Universal, quien explicó que aunque el precio del pollo está regulado -como tantos otros de la llamada canasta familiar- por el gobierno en 19 bolívares (poco más de tres dólares, al cambio oficial), "se vende más caro en los comercios, pues un kilo de pollo se consigue entre 35 y 45 bolívares (hasta 7.2 dólares)".

Cada año el sector avícola venezolano consume tres millones de toneladas métricas de maíz amarillo, de las cuales deben ser importadas 2.1 millones por que la producción nacional apenas llega a las 900 mil toneladas. En harina de soya son requeridos 1.5 millones de toneladas, todas ellas importadas; lo que supone una gran desventaja competitiva por el fuerte control cambiario estatal sobre las divisas y el alto precio del dólar en el mercado paralelo.

Comments powered by Disqus