Luego de constatar las existencias necesarias para satisfacer el consumo interno, el Gobierno de Bolivia autorizó la próxima exportación de 300 mil toneladas de soya. El anuncio hizo parte de una serie de medidas destinadas a fomentar esta actividad agrícola y fue dado a conocer por el propio presidente de la república, Evo Morales, en el marco de la décimo octava feria Exposoya 2014, certamen convocado por la Asociación Nacional de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra.

Además de esta autorización, los productores de soya, liderados por Demetrio Pérez, presidente de Anapo, recibieron un predio de 25 hectáreas para la construcción de un silo de almacenamiento para granos; así como el permiso para legalizar maquinaria agrícola y que ésta pueda ser usada como garantía para créditos productivos. "El consumo y abastecimiento interno de soya está garantizado, tanto en la dotación de harina y cascarilla para los lecheros, que es más demandado que antes, por lo que no tendría que haber incertidumbre ni especulación", comentó Demetrio Pérez a Bolivia TV.

El directivo gremial agregó que el decreto que permite la exportación de excedentes de soya "dará al gremio la oportunidad de tener un precio justo". También valoró positivamente el apoyo del Gobierno a las tareas de los productores asociados destinadas a reducir los riesgos climáticos en las zonas productivas. "El presidente Morales aseguró el financiamiento del 50 por ciento de la cuarta fase de construcción de defensivos, que tendría un costo de 25 millones de dólares".