Según el informe Rabobank Mexico Agribusiness Outlook 2014, se espera que 2014 sea un año positivo, pero lleno de cambios, es decir, que se recupere poco a poco la economía mexicana, después de un lento 2013, con un pronóstico de crecimiento de 2.9 por ciento, que se dará principalmente en el segundo semestre del año. No obstante, va a seguir habiendo desafíos específicos a los sectores que afectarán los agronegocios. Se espera que la producción de granos y oleaginosas se vean manejados por la disminución de precios y márgenes. También se espera que aumenten los precios y márgenes de los animales y la carne, aunque es posible que las enfermedades amenacen la producción avícola y porcícola.

"Identificamos cinco factores que van a impulsar el crecimiento de México este año", explica Pablo Sherwell, analista de Rabobank. Reanudación de las exportaciones a EUA, aumento de la competitividad del sector manufacturero mexicano, mayor gasto gubernamental, gasto público oportuno y aprobación de importantes leyes que permitan la reforma estructural en sectores clave. Prevemos que en el transcurso del año se va a apreciar lentamente el peso, pero con paso seguro, y que se va a aligerar la presión actual sobre los precios al consumidor. 

Pronóstico por sector

Granos:  Se recuperó la producción de granos de México de los graves acontecimientos climáticos de los últimos dos años, pero sigue restringida la producción de maíz. Rabobank espera que los precios de los granos nacionales mantengan el nivel básico a la baja durante 2014/2015. La disminución de precios y márgenes van a ser los principales impulsores de la producción de granos y oleaginosas.

Proteínas animales:  Es probable que el sector de las proteínas animales muestre márgenes positivos, pues se espera una tendencia alcista en los precios de los animales y la carne, mientras que se mantendrán restringidos los costos del alimento balanceado. Debido a cuestiones sanitarias, como virus de la diarrea epidémica porcina en Norteamérica, se espera una fuerte contracción de la oferta de cerdo. Es probable una expansión del mercado avícola, pero que se podría ver amenazado por el regreso de la influenza aviar. La producción de carne de res sigue restringida debido a la continua contracción del hato.