La que es considerada desde ya la terminal para granos y maderas más grande y moderna de Uruguay comenzó su construcción a finales de mayo, a cargo de la firma Obrinel S.A. De acuerdo con sus promotores, se espera que esta ambiciosa obra contribuya a multiplicar en cuatro o cinco años el movimiento de estos productos uruguayos de exportación, con cerca de tres millones de toneladas gestionadas al año por esta terminal.

La noticia fue publicada por El Observador Agropecuario, medio que cita al gerente de Obrinel S.A., Emilio Perazzio, quien explicó que la inversión en estos trabajos ascenderá a los cien millones de dólares. “La terminal empezará a funcionar en abril de 2015, con una capacidad operativa de un millón de toneladas de granos y 400 mil toneladas de maderas, lo cual aportará a un mayor dinamismo en el sector primario”, comentó el empresario.

Advertisement

La nueva terminal se construye en un área de 10.7 hectáreas, siendo 3.2 de éstas ganadas al agua, en el extremo norte del actual recinto portuario. La inversión en este tipo de infraestructura se justifica por el constante crecimiento de la cosecha uruguaya de oleaginosas, principalmente de soya, con un millón y medio de hectáreas sembradas y un rendimiento anual de más de tres toneladas por hectárea.

El volumen de soya exportado por Uruguay en 2013 fue de 3.5 millones de toneladas, un nuevo récord establecido por segundo año consecutivo. Para la presente vigencia, la proyección está en 3.7 millones de toneladas de este grano, con una expectativa de venta de 450 dólares por tonelada.