Jaime Gómez Reyes, gerente de Inversiones INT Colombia, uno de los dos representantes comerciales de la marca estadounidense KFC en este mercado (el otro es Aprocar), comentó al diario económico La República que la inclusión de ‘pollo crocante’ en la carta de todos los restaurantes de McDonald’s en esta nación “no ha afectado nuestras ventas en lo más mínimo. Eso ratifica que cuando la gente quiere pollo, el consumidor busca las marcas ya existentes, tradicionales y establecidas como KFC”.

El directivo de la franquicia añadió que “el consumo de pollo es más importante que el de las hamburguesas; solamente ganan éstas si se habla únicamente de comidas rápidas. La ingesta per cápita de pollo sube y sigue siendo un mercado importante. Eso se plasma en el hecho de que si bien nuestro más representativo competidor decidió vender pollo en sus establecimientos, nuestras transacciones siguen creciendo”.

Publicidad

Gómez Reyes aseguró también que KFC espera completar ventas en Colombia por más de 40 mil millones de pesos (cerca de US$20 millones), lo cual representaría un incremento de 10 mil millones de pesos en comparación con los resultados de 2013. Juntando lo locales administrados por Inversiones INT Colombia y Aprocar, KFC espera completar su programa de aperturas de 2014 para cerrar este año con 37 puntos de venta, 13 más que los existentes durante el año pasado en este país andino.

A la fecha, restaurantes KFC operan en las ciudades colombianas de Bogotá, Cali, Medellín, Villavicencio, Ibagué, Palmira y Armenia (centro); se proyectan para este semestre nuevas inauguraciones en Montería y Valledupar (Costa Caribe), a cargo de la firma franquiciante Aprocar. Inversiones INT Colombia, que maneja los locales del centro del país, es una sociedad de capital ecuatoriano que viene invirtiendo entre seis y siete millones de dólares por año en cumplimiento de sus proyectos de expansión.