Luis Humberto Martínez, gerente general del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), anunció que el despacho a su cargo está tramitando ante el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) recursos por unos US$50 millones para ser invertidos en el fortalecimiento de la sanidad agropecuaria y la inocuidad de los alimentos en este país andino.

La iniciativa hace parte de una solicitud más amplia que hará el Ministerio de Agricultura de Colombia a la banca multilateral para “mejorar la competitividad y productividad del sector agropecuario colombiano desde cuatro ámbitos: sanitario, información agropecuaria, asistencia técnica y administración de tierras”, expresó el funcionario en declaraciones a la publicación bimensual Agronegocios.

Martínez añadió que “una de las prioridades es la actualización y adecuación de los laboratorios de diagnóstico animal y vegetal del país”, al mismo tiempo que daba un parte de éxito en la lucha contra la enfermedad respiratoria avícola de Newcastle en el departamento de Nariño. “Los casos positivos de este mal disminuyeron un 50 por ciento en el primer semestre del año, en comparación con el mismo periodo de 2013, cuando se presentaron 16 notificaciones”.

Advertisement

Buenos resultados también se obtuvieron con los muestreos para salmonella e influencia aviar hechos en plantas de incubación, aves de instalaciones comerciales, aves de traspatio, de humedales y de combate. “Estos indicadores se logran gracias al compromiso de los avicultores en la implementación de las normas de bioseguridad en sus granjas, así como las permanentes acciones de vigilancia y control por parte del ICA”.

El departamento de Nariño (al sur de Colombia, limítrofe con Ecuador), existe una población avícola comercial promedio de 1.9 millones de aves, de los cuales se sacrifican mensualmente 1.2 millones. Hay 220 granjas registradas ante el ICA, de ellas 110 son bioseguras y el resto está en trámite de obtener esa declaratoria.