Rompiendo una tendencia creciente de siete años, de enero a julio de 2014 se presentó un ligero descenso en el nivel de las importaciones de productos cárnicos en el mercado chileno. De acuerdo con estadísticas de la Cámara de Comercio de Santiago, el país austral compró en el exterior US$582 millones en todo tipo de carnes, 3 por ciento menos de los US$599 millones importados en el mismo periodo de 2013.

Estos registros fueron publicados por el Diario Financiero y representan el 10 por ciento del consumo interno de carnes en Chile. En todo tipo de proteína animal, los chilenos alcanzan un consumo per cápita anual de 87 kilos. El 79 por ciento de las carnes importadas corresponde a carne vacuna (US$457 millones), 13 por ciento de pollo (US$76 millones), 7 por ciento en cerdo (US$42 millones) y 1 por ciento en pavo (US$5.6 millones).

Publicidad

De Brasil se importaron carnes a Chile por US$203 millones (35 por ciento), de Paraguay US$126 millones (22 por ciento), de Argentina US$117 millones (20 por ciento) y de Estados Unidos US$84 millones (15 por ciento). Se destaca el crecimiento de la participación paraguaya, que subió 368 por ciento porque los guaraníes pudieron reactivar sus exportaciones de carne bovina al recobrar el estatus de país libre de fiebre aftosa.

Por su parte, la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias del Ministerio de Agricultura de Chile informó a mediados de septiembre que entre los años 2003 y 2013 se registró un incremento en “el consumo aparente de carnes con un promedio anual de 2.3 por ciento”. La ingesta de carne porcina creció a una tasa de 3.4 por ciento, en tanto que el de la carne de aves experimentó incrementos anuales de 3.1 por ciento. La carne bovina apenas creció interanualmente 0.5 por ciento. Por su parte, el consumo de huevos registró un alza promedio anual de 2 por ciento, que se tradujo en 31 unidades más entre 2003 y 2013.