El diario peruano Economía informó que la carne de pollo y el gasto en restaurantes sostienen en gran medida el crecimiento de la inflación registrada en este país andino durante los primeros once meses del año. El Índice de Precios al Consumidor (IPC) superará levemente la proyección que de esta variable hiciera a comienzos del año el Banco Central de la Reserva, el cual pronosticó un alza entre 1 y 3 por ciento.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística e Informática del Perú (Inei), las cotizaciones del pollo vivieron un incremento durante siete de los primeros once meses analizados, “frente al creciente costo del maíz amarillo importado debido a un dólar al alza. El pollo eviscerado es víctima de la inflación importada (…) sobre todo de insumos que se utilizan para la fabricación de la alimentación de las aves”, explicó Henry Álvarez, gerente de Inteligencia de Negocios y Mercados de la firma Maximixe.

Publicidad

A renglón seguido, el rotativo señaló que “otro producto que afectó el bolsillo de los peruanos este año fue el menú en restaurantes, cuyo precio creció más de 4 por ciento. El fortalecimiento de la clase media y su mayor poder adquisitivo ha incrementado las comidas fuera del hogar”, citando al experto Mario Guerrero, analista senior de Estudios Económicos de Scotiabank.