El rotativo boliviano El Diario, citando a Guillermo Pou Munt, presidente de la Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia (Caneb), informó que el año pasado no fue una vigencia positiva para la soya “debido a que este grano perdió valor en el mercado internacional; en la presente gestión (2015), el sector soyero espera recuperar por lo menos 20 por ciento del valor”.

El directivo gremial señaló que “el maíz tuvo una suerte similar. Para la soya anticipamos que en la actual vigencia habrá una recuperación del 20 por ciento de la exportación de soya perdida en 2014 y para ello estamos trabajando para exportar un 20 por ciento más”. De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística de Bolivia (INE), la exportación boliviana de soya en grano se redujo en 2014 en 174 millones de dólares, pero en compensación, las ventas externas de productos derivados de la soya (harina, aceite y torta) se incrementaron en 64.6 millones de dólares.

Pou Munt dijo que esa contracción de precios se originó por la sobreoferta mundial del producto, “lo que direccionó a otros países a producir más soya por los buenos precios en el mercado internacional”. El presidente de la Caneb, respecto al controvertido Decreto Supremo 2218 -que obliga a los exportadores de soya a presentar un certificado de abastecimiento interno como requisito indispensable para exportar ese producto a los mercados internacionales- explicó que “no afecta a la exportación, sino cómo se maneja su administración. Como cámara de exportadores consideramos que ya el sector privado ha asumido una visión diferente sobre el tema, porque ha encontrado una vinculación y responsabilidad sobre el abastecimiento interno, por lo que la regulación de las exportaciones debería discutirse de otra forma”.