Publicidad

News and analysis on the global poultry
and animal feed industries.
Manejo, producción y equipo
1504IAtips_photo
El pollo que se usa en las rosticerías o asaderos por lo general es hembra.
3 de marzo de 2015

Consejos prácticos para la avicultura

1. Los pollos de rosticería son pollos echados a perder

El pollo que se usa en las rosticerías o asaderos por lo general es hembra, por su tamaño más pequeño, o simplemente es un pollo macho más pequeño, ya que se cocinan más rápido. Su contenido de grasa es mayor (lo que ayuda a la cocción en el proceso de rostizado o asado) y caben mejor en los rosticeros. Obviamente, el costo aquí varía al del pollo crudo, ya que lleva el valor agregado de estar cocido. No obstante, esto no significa que sea pollo de mala calidad.

2. El pollo amarillo es más saludable

El color amarillo del pollo (y de la yema de huevo) proviene del maíz y/o de un concentrado de pigmento natural (xantofilas) obtenido de la flor de cempasúchil o marigold que se agrega al alimento. Las xantofilas se depositan en la grasa abdominal y en la piel (y en la yema de huevo), otorgando características visuales, pero no aporta nutrientes. México es uno de los mercados en el mundo que tiene esa preferencia, pero un pollo blanco no significa que está enfermo. En muchos otros países, prefieren el pollo blanco.

A veces, la gente cree que simplemente se “pinta” la piel de amarillo, sumergiendo el pollo en algún pigmento antes de venderlo. Este proceso no es el adecuado, implica más manejo y brinda la oportunidad de contaminar al pollo al sumergirlo en agua con colorantes. Además, estos colorantes están prohibidos para consumo humano. En la actualidad, ninguna de las marcas de prestigio lleva a cabo esta práctica.

3. Algo raro han de comer los pollos, porque crecen muy rápido

La selección genética ha hecho que el pollo sea un buen productor de carne (músculo) y convierta de forma muy eficiente el alimento en carne. La nutrición avícola está muy avanzada, y el pollo es una animal voraz por naturaleza. La evolución en la nutrición avícola consta de la determinación precisa de los requerimientos de nutrientes que hoy en día se conocen casi a la perfección. También, el uso de ciertos nutrientes, como por ejemplo los aminoácidos, o de aditivos como las enzimas en el alimento balanceado, ha hecho que el ave los absorba directamente, con menor desperdicio, por lo que requiere de menores cantidades. El mayor crecimiento es mejor nutrición y genética.

Comments powered by Disqus