Estudios recientes indican que las aves comerciales son resistentes a la recientemente surgida cepa H1N1 de 2009, que ahora ha asumido el estatus de pandemia entre los seres humanos.

Un trabajo de investigación que se va a publicar en el Journal of General Virology del Friedrich-Loeffler-Institute  de Riems, Alemania, mostró que pollos en contacto con cerdos infectados no desarrollaron la enfermedad.

El virus A/H1N1 de 2009 se va a propagar de los cerdos infectados a sus compañeros de corral bajo condiciones controladas experimentales.