El riesgo de un desempleo enquistado está aumentando en los países del G-20, a medida que la actividad económica se ralentiza, dijeron la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos y la Organización Internacional del Trabajo en un documento presentado en la cumbre del G-20 en París.

"El empleo y las políticas sociales deberían estar en el centro de las respuestas a la situación actual", dijo a la prensa Stefano Scarpetta, jefe de análisis de empleo de la OCDE. "Nos preocupan mucho los datos que estamos viendo".