El Congreso de Estados Unidos aprobó tarde el miércoles los tratados de libre comercio con Corea del Sur, Colombia y Panamá.

Puso fin con relativa facilidad a años de acalorado debate sobre los acuerdos de la era de Bush.