Tras cinco años de negociaciones, finalmente, el presidente Barack Obama firmó el Tratado de Libre Comercio entre EUA con Colombia, Panamá y Corea del Sur. La focalización principal de los Tratados de Libre Comercio es hacia una ampliación de la integración económica entre los países, lo cual no solamente significa una extensión económica, sino también tomar decisiones de cómo se organizarán las unidades productivas, dónde ubicaran su producción, de sus inversiones, del flujo de recursos y consideraciones de mano de obra entre los países que logran esta alianza.

Este Tratado comercial, entre estos tres países junto a Estados Unidos, ha consolidado la participación comercial, ya que se podrá incrementar y ampliar la variedad de productos de exportación, incentivando nuevas inversiones, crecimiento y generado mayor cantidad de empleos calificados.

En este sentido, Estados Unidos con la subscripción de estos Tratados de Libre Comercio prevé un aumento de alrededor de 12,000 millones de dólares en sus exportaciones, según datos oficiales, en un período difícil por el que atraviesa la economía estadounidense con aproximadamente 9% de desempleo.

Con respecto a Panamá, a pesar de que este país posee sólo 3.3 millones de habitantes, está entre las 50 economías más competitivas del mundo, ocupando en Latinoamérica el segundo lugar después de Chile. Por lo cual, ha demostrado, en los últimos años una estabilidad macroeconómica, mayor infraestructura, desarrollo financiero e incremento en tecnología. Dentro de sus características más importante, está su ubicación geográfica, lo que hace que esta nación sea el principal centro logístico del continente, con una mejorada infraestructura de sus puertos y aeropuertos. Por ende, convirtiendo a Panamá en una gran atracción de inversión extranjera e intercambio comercial.

Por otra parte, debido al TLC los productos panameños ingresaran al mercado estadounidense, libre de impuestos. Además, se prevé el comienzo de nuevas inversiones estadounidenses, que generen nuevos empleos en Panamá.

En este contexto, el gobierno panameño estima que su producto interno bruto, PIB, crecerá a un promedio de 15% durante los próximos cuatro años, gracias al TLC y a grandes inversiones en la ampliación del canal de Panamá y en minería.

El presidente de Panamá, Sr. Ricardo Martinelli, explicó que “en Panamá todos estamos enfocados en tener un país competitivo, un país moderno, que responda a las necesidades de todos los inversionistas”.

En relación a Colombia, el Presidente Sr. Juan Manuel Santos afirma que para continuar creciendo a las cifras que se han llegado a obtener, hay que avanzar hacia el mercado externo. Por el contrario, si el país se limita al mercado interno, 46 millones de consumidores, jamás se va a crecer a las tasas que se requieren, que son por sobre el 5.5% ó 6%, para ser un país desarrollado y escapar de la pobreza.


Además, el presidente colombiano, dice que no sé explica de que otra forma habrían obtenido en agosto de este año el crecimiento industrial más alto desde el 2008. Un crecimiento industrial que realmente es ejemplo en el mundo. Mientras, otros países piensan cómo hacemos para crecer, en Colombia se creció 9.5%.


Las exportaciones están creciendo por sobre 40% y la inversión extranjera directa en el país ha aumentado aproximadamente 54%, lo que significa que este año se alcanzará un récord, tanto en exportaciones como en inversión.

En relación al TLC con EUA, el presidente Sr. Juan Manuel Santos aseveró que ésta es una excelente oportunidad para Colombia, ya que representará ventas anuales superiores a los US$30 mil millones.


Además, acotó que ningún sector económico quedará desprotegido una vez que se implemente el TLC. Es más, él aseguró que con este acuerdo junto a EUA se espera generar 300,000 nuevos puestos de trabajo.

Entre tanto, el secretario general de la Organización de Estados Americanos, OEA, Sr. José Miguel Insulza, resaltó que los TLC de EUA con Colombia y Panamá servirán para "fomentar el comercio, ya que permite eliminar obstáculos, tender puentes, acercar a las personas, crear más trabajo y estimular el conocimiento y el respeto entre los pueblos de las Américas".
Además, él señaló que si bien es cierto es una excelente noticia para Colombia y Panamá, también lo es para Estados Unidos y para todo el continente.


El Secretario de la ONU, Sr. Insulza, subrayó: "Estos acuerdos se unen a otros muchos tratados comerciales firmados por países de la región entre sí en los últimos años, una tendencia que envía una clara señal política: los países de las Américas están comprometidos de palabra y de hecho con sus vecinos".

Hay que resaltar que si los TLC se abordan de una manera positiva debería existir reciprocidad entre los países que logran este acuerdo, y por supuesto formar una fuerte alianza del gobierno con la empresa privada. Para muchos países que han logrado establecer estos tratados ha significado progresar, en términos de aumentar su productividad, otorgar más empleos con una mayor capacitación laboral, actualizar su tecnología, incentivar su capacidad innovadora, generar nuevos emprendedores, aumentar la competitividad, interactuar en un mercado global y formar bloques comerciales.