En América Latina, la carne de pavo se ha ido incorporado poco a poco como un producto en la dieta de los consumidores por su bajo contenido de grasa, escaso nivel de colesterol y alto valor proteico, permitiendo una vida saludable. A pesar de las características de este producto, su consumo aún es bajo en la región en comparación con países desarrollados. Por lo cual, posee un gran potencial de crecimiento en su producción, ya que en la mayoría de los países de la región su consumo está reservado para las festividades de fin de año.

El país con mayor consumo interno  

Bajo este concepto, de acuerdo a la Asociación de Productores Avícolas de Chile, en los últimos 10 años el consumo interno de carne de pavo de este país es el que más ha crecido en forma sostenida en América Latina, logrando en una década un aumento de 53.7%, lo que significa un consumo per cápita de 4 kg por habitante con 67,536 toneladas, lejos de los países más desarrollados cuyo consumo es de aproximadamente 10 kilos per cápita. Actualmente, Chile tiene una producción superior a las 90,000 toneladas de pavos y por sus estándares de calidad ha introducido sus exportaciones en el mercado mundial: Canadá, 8%; México, 25%; UE, 38%; Japón, 7%; EUA, 6%; otros destinos 15%.

Productor número uno  

Las exportaciones de Brasil fueron de 157,820 toneladas, el año pasado, según la Unión Brasileña de Avicultura, UBABEF. Con un ingreso de divisas de US$424.4 millones, lo que permitió un crecimiento de 11.2% con respecto al año anterior. El mayor volumen de embarques fue de carne industrializada con 79,758 toneladas. En relación a la participación de las exportaciones en toneladas, este mercado estuvo distribuido de la siguiente manera: Unión Europea, 87,245; Medio Oriente, 2,644; América, 5,954; África, 46,590, Asia, 2,688; y Europa Extra-UE, 12,705.

Con respecto al consumo interno este todavía es bajo y también es algo estacional ya que en épocas navideñas aumenta entre el 8% y 5%, alcanzando un consumo per cápita anual de 1.77 kilos, con una producción anual de 337,000 toneladas.

Principal país importador  

México es el principal país importador de carne de pavo a nivel mundial con 145,000 toneladas. Entre los mayores abastecedores están Estados Unidos y Chile, según el Departamento de Agricultura de EUA, USDA.

De acuerdo a la Unión Nacional de Avicultores de México, la producción de pavo fue de 10,594 toneladas anuales en 2010, con un índice promedio de crecimiento anual de 2.6% desde 1994 al 2010. Con respecto al consumo per cápita es de 1.97 kilos, contabilizando la producción nacional y las importaciones de esta ave.

En referencia al tema, los productores mexicanos están realizando sus mejores esfuerzos para lograr aumentar su producción nacional y disminuir las importaciones, cambiando la mentalidad de la población, que no sea su consumo sólo para época navideña.

Países de consumo estacional  

La producción de pavo de Perú alcanza las 19,200 toneladas. En este país la demanda de carne de pavo es estacional, ya que es considerada por su población como un plato tradicional de Navidad. Es por esto, que su compra se concentra hacia final de año, alcanzando un consumo per cápita anual de 800 gramos aproximadamente, según la Asociación Peruana de Avicultura, APAVIC. 

De acuerdo a la Corporación Nacional de Avicultores de Ecuador, CONAVE, las ventas de pavo han aumentado significativamente desde el año 2006 al año 2010 de 6,201 toneladas a 8,448 toneladas; y para este año se prevén 8,786 toneladas. Según estas cifras el consumo per cápita en Ecuador será de 0.60 kg/persona/año. El director ejecutivo de CONAVE, Sr. José Orellana, manifestó que durante los diez primeros meses del año se consume el 20% de la producción de pavo y en los dos últimos meses el 80%. Subrayó que este año el consumo de carne de pavo desde enero a octubre mostró un importante crecimiento con respecto al año anterior.

Además, es importante destacar que en los últimos 5 años la producción de pavos ecuatoriana ha tenido un crecimiento de 58.5%, estimándose para este año una producción de 8,055 toneladas, por lo cual ha disminuido su nivel de importación a 338 toneladas.

En los otros países de la región la producción de pavos es pequeña o destinada para autoconsumo. Existen pocos empresarios interesados en realizar proyectos importantes, para abastecer un mercado interno que requiere de este producto, el cual es importado de otros países de la región o de EUA.

La producción mundial de carne de pavo el año pasado fue de aproximadamente 5,000 millones de toneladas, siendo Estados Unidos el principal productor con casi el 50% de la producción. Además, EUA es el primer exportador de pavos con aproximadamente 247,000 toneladas, seguido de Brasil con 157,000 toneladas, cifras del USDA y UBABEF.

La carne de pavo tiene un gran potencial de crecimiento en Latinoamérica, ya que cada día se está privilegiando tener una vida más saludable y como se indicó anteriormente ésta es una carne magra de bajo contenido en grasas saturadas y colesterol. Además, provee un alto rendimiento tanto para productores como para consumidores, ya que se utiliza en varias preparaciones y diversos tipos de productos.

El desafío para los productores es realizar campañas publicitarias mostrando las virtudes de la carne de pavo para la población, convirtiendo su consumo estacional a uno habitual.