Cada fin de año, se presenta como un momento adecuado para observar y evaluar lo que ha ocurrido durante éste. El 2011 no ha estado ajeno de circunstancias complejas para la avicultura, tanto a nivel mundial como regional. Donde el escenario económico ha sido el más expuesto, debido principalmente a la incertidumbre de las medidas adoptadas por Estados Unidos y a la crisis económica en la Unión Europea.

Asimismo, aunado a lo anterior se han producido cambios climáticos importantes, desastres naturales, rebeliones en el mundo árabe, presentación de enfermedades, cambios en políticas gubernamentales, entre otros.

Bajo este contexto los precios han sido los más afectados mostrando una gran volatilidad, lo cual se aprecia en las materias primas como el maíz, la soja y el trigo, principales suministros de la ración alimenticia de las aves.

Cambios climáticos y desastre naturales 

El mes de marzo fue complejo debido a la crisis en el mundo árabe, y al devastador terremoto que afectó a Japón. Este desastre desencadenó especulaciones sobre la demanda de materias primas agrícolas, además de producir problemas de seguridad alimentaria provocados por los incidentes de contaminación tras las filtraciones de radiación provenientes de la planta nuclear de Fukushim.

Como consecuencia de los desastres naturales ocurridos durante los primeros meses del año en diversas regiones del mundo, se observó un alza en los precios de las materias primas y por ende de los alimentos. Es por esto que la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, FAO, previene sobre los peligros que representa el cambio climático para la seguridad alimentaria.

Agricultura un tema preponderante en la economía mundial  

Durante junio en Paris, la agricultura fue el actor principal y único en la agenda del G20 que congrega a las economías más desarrolladas y emergentes del mundo, las cuales representan 77% de la producción mundial de granos y 80% del comercio mundial de productos agrícolas. Este fue un escenario histórico de gran transcendencia, donde, los ministros de agricultura del G20 acordaron una estrategia de acción para enfrentar la volatilidad de los precios agrícolas y prevenir futuras crisis alimentarias.

Durante este encuentro, los ministros del G20 establecieron un sistema de información sobre los mercados, denominado “Sistema de Información del Mercado Agrícola”, AMIS, que estará bajo el amparo de la FAO. El AMIS, es una base de datos que prevé estimular a los países a compartir y mejorar los sistemas de información existentes de manera voluntaria. Esto con el fin, de tener una base de datos internacional sobre la producción, consumo y existencias de materias primas agrícolas.

Volatilidad de los precios  

En nuestra región, de acuerdo con un informe elaborado por la FAO, en el mes de agosto la inflación anual de los alimentos disminuyó levemente en América Latina y el Caribe, mientras que la inflación general anual alcanzó su nivel más alto desde abril de 2009. De acuerdo al reporte mensual de precios de FAO, la inflación general anual aumentó alcanzando 7%, entre tanto la inflación de alimentos bajó de 8.7% a 8.5%, debido a ligeras disminuciones en los índices de precios de los alimentos de la mayoría de los países de la región.

Mientras que en el informe de octubre publicado por la ONU, se estimó que la volatilidad en los precios de los alimentos será mucho mayor en los próximos años. Esto debido a la incertidumbre económica existente en los mercados, a los niveles de existencias de granos, a los progresivos cambios climáticos y a la gran dependencia entre los mercados agrícolas y de energía.

Producción de carne de ave  

Según las últimas proyecciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación, FAO, se prevé que durante el presente año la producción de carne de ave será de 101.1 millones de toneladas, sobrepasando así en 3.8% a los 98.1 millones de toneladas de carne de ave producida el 2010. A pesar de este avance, se han percibido limitaciones que han impedido un mayor crecimiento en la producción, las cuales se deben principalmente a altos costos de producción, normas sobre bienestar animal, barreras internacionales de toda índole, cambios climáticos e inestabilidad financiera a nivel mundial.

Cabe señalar que dentro de los pronósticos del promedio de evolución para el 2011 con respecto al 2010, la tasa de mayor crecimiento será para Latinoamérica logrando un crecimiento de 6.2%, superando el promedio global de 3.05%.

Crecimiento económico para América Latina 

En el informe Perspectivas Económicas: Las Américas realizado durante el mes de noviembre por el Fondo Monetario Internacional se analizó la vulnerabilidad de América Latina ante una caída del precio de las materias primas, y qué políticas se podrían adoptar para atenuar dicha inseguridad. Actualmente, el promedio de los países latinoamericanos dependen de la venta de las materias primas al igual que hace 40 años y sus precios son muy sensibles al crecimiento mundial. Por lo cual, una baja en la demanda mundial podría castigar las condiciones de intercambio de la región. Sin embargo, de este estudio se desprende que los países que establezcan sólidas políticas económicas, como: la flexibilidad de tipo cambiario y asegurar balances fiscales y externos satisfactorios, particularmente durante los buenos tiempos de los precios de las materias primas, éstos tendrán un mayor rendimiento. Finalmente, el documento prevé que la región estaría en mejores condiciones que hace años atrás ya que muchos países han adoptado las medidas adecuadas para enfrentar el futuro.

Por otra parte, en el último comunicado de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Cepal, se señaló que el crecimiento de América Latina y el Caribe para este 2011 será del orden de 4.3%, sin embargo se prevé para el 2012 una disminución en el crecimiento alcanzando 3.7% debido al menor desarrollo de la economía mundial y la volatilidad de los mercados financieros, los cuales repercutirán en la región. Esto está en concordancia con el informe del FMI, indicando que los países desarrollados presentarían una disminución de la demanda de las materias primas, afectando las exportaciones.

América Latina posee una serie de fortalezas que le permitirían continuar desarrollándose, además se deben establecer las políticas adecuadas en post de un crecimiento a través del 2012, lo importante es que éstas se puedan adaptar a una caída de la economía en el contexto global. Ya que se prevé un 2012 difícil a pesar del pacto fiscal realizado por la Unión Europea para enfrentar la crisis económica por la que atraviesa. Por otra parte, en EUA, el 23 de diciembre en Wall Street se vivió un ambiente de positivismo por parte de los inversores ya que se obtuvieron varias cifras al alza durante la semana. Es así como la sesión de la bolsa terminó con villancicos navideños interpretados por José Feliciano. Sin duda, digno de un regalo de fin de año, cargado de esperanza.