Encontrar el equilibrio entre abastecer a la población mundial con alimentos y que la producción de éstos se realice de forma sustentable provocando el menor impacto posible en el medio ambiente, tratando de usar menores cantidades de agua, no es un tema sencillo y la industria avícola lo ha abordado desde hace varios años. La semana pasada se llevo a cabo en Francia el 6º Foro Mundial del Agua, el cual constituye una guía en la agenda política y medio ambiental de muchos países.

El 6º Foro Mundial del Agua, fue una instancia esencial para debatir y contribuir a la solución de los problemas relacionados con: el acceso a agua y seguridad en el mundo para las poblaciones más desfavorecidas; las temáticas de energía; la gestión de recursos hídricos debido al cambio climático e incluso de la seguridad alimentaria. Más de 2,000 expertos trabajaron en diversas sesiones exponiendo tópicos como "Agua y Energía", "Agua y Salud", "Agua y Alimentos", "Agua y Ciudad" dentro de las 12 prioridades de acción. Éste fue el encuentro previo a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible "Río +20", el cual se celebrará del 20 al 22 junio de 2012 en Río de Janeiro, Brasil.

En la 4ª edición del Informe sobre Desarrollo de los Recursos Hídricos en el Mundo de las Naciones Unidas se reporta que los agricultores necesitaran 19 por ciento más de agua en 2050 para satisfacer la creciente demanda de alimentos, actualmente algunas regiones sufren de escasez hídrica. “En muchos países, la disponibilidad de agua para la agricultura ya es limitada e incierta y posiblemente empeore, En todo el mundo crece la preocupación por la inseguridad alimentaria y más agua es necesaria”.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación ha pronosticado que la producción de alimentos debe aumentar 70 por ciento para el año 2050, así se espera alimentar a la población mundial, la cual se estima que crezca de 7 billones de habitantes a  9.3 billones, considerando además el aumento de consumo de carne por parte de la población de países en desarrollo que ha incrementado su poder adquisitivo.

Una cuarta parte de las tierras agrícolas del mundo está muy degradada por la agricultura intensiva que ha agotado los recursos hídricos, deteriorando la calidad del suelo o aumentando la erosión, de acuerdo con el organismo internacional.

El pollo: producción de proteína de origen animal a bajo costo y menos contaminante

En la investigación sobre la producción de proteína animal a bajo costo y menos contaminante, se ahonda en las tecnologías para mitigar el impacto ambiental de la producción de pollos de engorde. En este estudio desarrollado por el Dr. Edgar Oviedo, Universidad Estatal de Carolina del Norte de EUA, se discute acerca de los principales residuos de la producción de pollos de engorde y de las tecnologías disponibles que se utilizan actualmente en la industria, así como también se trata sobre el desarrollo de tecnologías para mitigar o reducir al mínimo el impacto ambiental actual y futuro.

La producción de pollos de engorde es la más eficiente y barata en producir proteínas de origen animal para consumo humano. Los pollos son los animales más eficientes en convertir el grano en proteína animal, pues son capaces de realizarlo en un corto lapso de tiempo, con un espacio reducido, poca agua y energía, además luego del sacrificio se puede utilizar el animal completo. Sin embargo, hay que considerar que toda actividad humana de producción origina residuos y la avicultura no es la excepción. Cuando estos residuos no son  aprovechados o no son tratados apropiadamente, se transforman en factores de alto riesgo para los recursos hídricos, incluyendo suelo y aire.

Gestión de residuos

La mayor parte de los pollos a nivel mundial se producen en sistemas industriales con alta eficiencia económica en la utilización de recursos y mano de obra. Para EUA y Brasil, los principales productores y exportadores de pollos, se espera que sus actividades avícolas continúen creciendo en los próximos años. La industria avícola mundial utiliza la integración vertical y las economías a escala para lograr alta rentabilidad, pero esto provoca una gran concentración de recursos en un espacio limitado, pues para facilitar el transporte de los pollitos, alimento y pollos para el sacrificio, las empresas localizan sus criaderos, fábricas de alimentos balanceados, granjas y plantas de sacrifico a distancias equidistantes.

A pesar de los buenos resultados obtenidos en cuanto a eficiencia productiva, esta disposición indica una alta concentración de aves en áreas relativamente pequeñas, causando un considerable impacto ambiental en la zona. La producción de pollo sigue creciendo, por lo cual es cada vez más importante desarrollar una buena gestión de residuos práctica con el fin de cumplir las restricciones legales que existen en la actualidad.

Mitigar el impacto ambiental

La industria avícola genera desechos con alto contenido de nutrientes, los cuales todavía pueden ser aprovechados para la generación de energía, o bien pueden ser utilizados como fertilizante en los cultivos. Su aplicación adecuada en los planes de manejo de nutrientes causa un impacto ambiental mínimo. El primer paso y el más importante para mitigar el impacto ambiental de la avicultura es realizar una adecuada planificación, zonificación, y capacitar a todo el personal involucrado en la crianza de aves y gestión de residuos.

La importancia del uso del agua

Un claro ejemplo es citado por el profesor Brian Kiepper de la Universidad de Georgia en su estudio denominado “Procesamiento de Aves: La medición del uso real del agua”, donde se indica que el estado de Georgia, como la mayoría de los estados en el sureste de EUA, ha sufrido extensos períodos de sequía, lo cual se ha traducido en una mayor conciencia del agua como recurso natural valioso y limitado.

Reconociendo la importancia de la planificación para el uso sostenible de los recursos hídricos, el estado de Georgia a mediados de la década del 2000, desarrolló el Plan Integral de Manejo de Agua y el subsecuente Plan de Implementación de Conservación de Agua. En el año 2009, al Dr. Carol Couch, director de la División de Protección Ambiental de Georgia, se le preguntó cuál es la temática medioambiental más exigente para el estado en las próximas décadas. Su respuesta fue: "Agua, agua y agua."

La industria avícola de Georgia debe estar dispuesta a hacer regulaciones medioambientales y a concientizar al público general sobre la forma eficiente en que se realiza el procesamiento de aves y las medidas de agua que se utiliza en la producción de productos avícolas sanos y seguros.

Es difícil lograr el balance sobre cómo alimentar a una creciente población sin perjudicar el medio ambiente y usar los recursos hídricos en forma eficiente. Sin embargo es posible, si se adoptan las medidas de manejo adecuadas en la cadena productiva, poniendo especial atención en aquellos procesos que requieren mayor cantidad de agua y en el tratamiento apropiado de los residuos, sin dañar el entorno por el contrario saber aprovecharlos. No hay que perder de vista  la necesidad de promover planes que aseguren una mejor productividad no sólo en términos económicos sino que también medioambientales y sustentables, pues así es la única manera viable para abastecer a la población mundial en tiempos venideros.