La crisis europea ha repercutido en las transacciones comerciales establecidas entre la Unión Europea y el Mercado Común del Sur, Mercosur, generando un complicado escenario. Donde se ven involucrados varios segmentos, afectando principalmente el área agrícola y pecuaria mediante la imposición de barreras comerciales a productos provenientes de países latinoamericanos suscritos al Mercosur, y entre tanto los países europeos piensan que se les han cambiado las reglas del juego en relación a las garantías existentes respecto a la seguridad jurídica de los inversionistas.

Crisis económica 

La crisis económica en Europa, desencadenada con la caída del crecimiento y el aumento del desempleo, no impidió negociaciones comerciales o el inicio de éstas entre la Unión Europea y países como EUA, India, Canadá, Vietnam, Corea del Sur. Sin embargo no ocurrió lo mismo con las negociaciones del Mercosur.

Lo anterior, lo da a conocer el Sr. Rubens Barbosa, presidente del Consejo Superior de Comercio Exterior de la Federación de la Industria del Estado de São Paulo en Brasil, FIESP, en una columna de opinión del medio “Estãdao”. 

Grupo de trabajo 

Durante la última reunión entre el Mercosur y la Unión Europea realizada en el mes de marzo, los grupos de trabajo avanzaron en los tópicos relacionados a normas de: competencia, defensa comercial, solución de controversias, compras gubernamentales, inversiones, reglas de origen, barreras técnicas, medidas sanitarias, y con menos voluntad el intercambio de ofertas de productos. Mientras que la decisión de Bruselas de mantener los subsidios agrícolas hasta el año 2020 y la posición del gobierno uruguayo de revisar la decisión de una negociación conjunta de los países del Mercosur podrían plantear dificultades adicionales para la reanudación de estas conversaciones.

Brasil 

Hay una serie de cuestiones pendientes que conforman el estado actual de litigio con la Unión Europea, las cuales deben ser examinadas para lograr el objetivo de establecer un acuerdo de libre comercio. En el caso puntual de Brasil no existe un proceso en curso entre este país y la Unión Europea ante el Órgano de Solución de Diferencias de la Organización Mundial del Comercio hay temas que pueden evolucionar hacia un litigio. En el caso de las restricciones técnicas a las exportaciones brasileñas de carne de pollo, la Cámara de Comercio Exterior, Camex, ha autorizado la iniciación del procedimiento en el Órgano de Solución de Diferencias, pero la decisión final aún no se ha resuelto. En el caso de las restricciones a la carne de vacuno, existen dos barreras que pueden motivar al inicio de los procedimientos ante el Órgano de Solución de Diferencias, las barreras técnicas a la exportación de la carne y la Resolución 61, que instituyó la obligatoriedad de trazabilidad / registro de las propiedades rurales aptas para la exportación al mercado europeo.

Barreras a los productos avícolas y agrícolas 

En un sentido más amplio, la principal diferencia con la Unión Europea radica en las barreras que concentran las exportaciones de productos agropecuarios, ya sea por tasas arancelarias, motivos tasas arancelarias o fitosanitarios, o bien por la Resolución 61. Entre los temas susceptibles con la Unión Europea, hay que mencionar el tema de los subsidios agrícolas. Las últimas estimaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico muestran que el apoyo a productores europeos se eleva a más de 20 por ciento del valor de producción, en comparación con el 5 por ciento de Brasil. El Sr. Barbosa recalca que los subsidios agrícolas son uno de los temas más sensibles en las negociaciones entre el Mercosur y la Unión Europea.

La Unión Europea 

Al final de una sucesión de reuniones de alto nivel político en Brasil, Paraguay y Uruguay, el presidente del Grupo del Partido Popular Europeo (Centro-derecha), Sr. Joseph Daul hizo un llamado a dar un salto cualitativo en las relaciones entre la Unión Europea y estos países.

Proteccionismo de algunos países 

En dicha ocasión el Sr. Daul expresó: "El Mercosur está atravesando por un período difícil debido al resurgimiento del proteccionismo de uno de sus miembros, lo cual es inaceptable para la Unión Europea". Mientras que "Por otra parte, la lucha contra la corrupción, la necesidad de mejorar la capacidad de administrar el aparato del Estado, importantes esfuerzos para elevar el nivel de educación, sino también garantizar la seguridad jurídica de los inversionistas, son todas las reformas que deben emprenderse en varios países del Mercosur. Europa, que también está pasando por un período de reformas, deben involucrarse para ayudar y acompañar a los países afectados durante estos cambios".

"El Mercosur es un socio importante para nosotros en términos de valores e ideales, más allá de la fortaleza de nuestro comercio. Debemos desarrollar y fortalecer esta relación estratégica tanto como sea posible", añadió Joseph Daul.

Argentina 

El presidente del grupo más grande en el Parlamento Europeo pidió que las negociaciones entre la Unión Europea y el Mercosur retornaran a su camino en los próximos meses, bajo la condición de que en Buenos Aires se reconsidere la posición del país. Esta exigencia se basa en la política adoptada en abril por la Presidenta de Argentina, Sra. Cristina Fernández de Kirchner, quien envió al congreso un proyecto de ley para expropiar el 51 por ciento de la petrolera YPF, controlada por la firma española Repsol.

Expectativas favorables para Brasil y la Unión Europea 

El Sr. Joseph Daul, reiteró su llamado a la rápida creación de un foro político que reúna a parlamentarios brasileños y a los Miembros del Parlamento Europeo; y espera que este foro se transforme en una auténtica delegación interparlamentaria a partir de 2014. Él concluyó: "Además de la delegación parlamentaria con el Mercosur, que debe continuar su trabajo, la dimensión parlamentaria de relaciones Unión Europea-Brasil debe ser desarrollada específicamente. Brasil es una potencia mundial que debe asumir su papel en la escena política mundial, y merece una fuerte inversión política de Europa".

Posición de Europa en un entorno cambiante 

Este fin de semana el Sr. Joseph Daul, ha tomado nota de la elección de François Hollande para asumir la presidencia de la República Francesa, y expresó la esperanza de que Francia continúe cumpliendo con sus compromisos europeos, incluido el presupuesto de Solidaridad.

El presidente del principal grupo Parlamentario Europeo felicitó al Presidente saliente, Nicolás Sarkozy, por su notable compromiso con Europa, tanto como Presidente de Francia y de la Unión Europea como en la gestión de la crisis de la deuda europea.

Cabe recordar que en mayo del 2011, el presidente Sarkozy manifestó que no aceptaría el acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y Mercosur debido a que éste contribuiría a la disminución de los ingresos de los agricultores europeos.

Para Joseph Daul, el nuevo presidente francés debe tener su propio sello, manteniendo especial relación entre su país y Alemania, a favor del método comunitario e intergubernamental, y fortalecer la posición de Europa en el mundo, la cual requiere una economía competitiva más fuerte y una política exterior conjunta.

En estos momentos, la situación entre el Mercosur y la Unión Europea se vislumbra con importantes complicaciones, las cuales han hecho variar sustantivamente el panorama general desde diversos puntos de vistas tanto comerciales como políticos acontecidos después del último encuentro efectuado en marzo. Finalmente, para observar el desenlace de esta problemática habrá que esperar la próxima ronda de negociaciones a realizarse en el marco del Comité Birregional de Negociaciones, BNC, en Brasil el mes julio de 2012.