Una novedad biotecnológica desarrollada por una multinacional y una propuesta gremial presentada ante el Gobierno Nacional, podrían contribuir a que Colombia mejore el rendimiento de su cosecha de maíz amarillo duro para la presente vigencia. En 2014, en este país suramericano se sembraron 464,605 hectáreas con este cereal y se cosecharon apenas 1.76 millones de toneladas, de acuerdo con lo reseñado por el diario Portafolio.

El desarrollo biotecnológico tiene que ver con la incursión en el mercado local de Agrisure Viptera 3, de la suiza Syngenta, una tecnología que según destacó el rotativo “hace que de las semillas de maíz broten plantas tolerantes ante las aplicaciones del herbicida glifosato y sean más resistentes al ataque de las plagas. Con menos aplicaciones para el control de insectos, se reduce la aparición de micotoxinas en el grano, un potente agente cancerígeno”.

Esta tecnología ha recibido aprobación en 19 países y en Suramérica es aprovechada de tiempo atrás en Brasil y Argentina. Desde marzo se comercializa en Colombia, donde se espera que mejore el promedio de productividad al pasar de las actuales 3.8 toneladas por hectárea a las 8.5 toneladas estimadas luego de tres años de estudios previos en campos de esta nación.

De otro lado, la Federación Nacional de Cultivadores de Cereales y Leguminosas (Fenalce) y la Bolsa Mercantil de Colombia (BMC) propusieron al Ministerio de Agricultura que se ponga en marcha un plan masivo de coberturas cambiarias para los cerealeros. “Con el instrumento financiero podría cubrirse la producción de hasta un millón de toneladas de maíz blanco y amarillo, garantizándose un precio mínimo de compra de 650,000 pesos por tonelada”, indicó Henry Vanegas, gerente del gremio cerealero.

Solamente en la producción de maíz amarillo, con la puesta en marcha del mecanismo, podrían beneficiarse hasta 81 por ciento de los pequeños productores y 16 por ciento de los medianos y grandes. “Así las cosas, esta sería una buena señal para seguir aumentando las áreas con maíz desde la actual temporada de siembras que recién comienza con el inicio de las lluvias”, concluyó Vanegas.