Si bien 110 países todavía mantenían a finales de abril un comercio de alimentos libre con los Estados Unidos, al menos otras 40 naciones han decidido suspender, limitar o condicionar la importación de productos aviares desde el coloso norteamericano, el principal exportador de esta proteína animal en el mundo.

Así lo reseñó la agencia Associated Press, a propósito del virus H5N2 que ha obligado a los productores norteamericanos de pavo y pollo a que destruyan más de siete millones de aves desde principios de marzo. Pese a que las autoridades agropecuarias federales aseguran que el suministro de alimentos es seguro, países como China, Rusia, Corea del Sur y Tailandia prohibieron todas las importaciones de aves de corral y derivados desde Estados Unidos.

Otros 33 países, incluidos México, Japón y Canadá, rechazan aceptar productos aviares de estados completos, como Iowa, el principal productor de huevo de la nación, y Minnesota, el mayor criador de pavos en Estados Unidos.

Algunos más, así como la ciudad china de Hong Kong, limitan la prohibición a condados donde se ha confirmado la presencia del virus. Honduras, Kazajistán y Catar requieren que los productos en cuestión sean calentados a temperaturas que maten el virus antes de aceptarlos. “Nos gustaría que esos países que están restringiendo con un criterio estatal lo hicieran a nivel de condados”, dijo a AP Jim Sumner, presidente de la Asociación Estadounidense de Aves de Corral y Huevo.

El 28 de abril, la agencia noticiosa china Xinhua informó que Arabia Saudí había suspendido la importación de pollo desde la provincia canadiense de Ontario, a causa de un brote de influenza aviar. “La Autoridad de Alimentos y Medicinas saudí dijo que la suspensión temporal durará hasta que la situación en Canadá regrese a la normalidad”. Esta decisión se da un mes después de que este mismo reino anunciara un veto a las importaciones de pollos vivos provenientes de seis estados de Estados Unidos.