El presidente ejecutivo de la colombiana Federación Nacional de Avicultores (Fenavi), Andrés Valencia Pinzón, publicó en el diario La República un artículo de opinión dirigido a la Comisión de Expertos en Materia Tributaria que fue conformada por el Gobierno central para que antes del 25 de diciembre presente un informe final sobre cómo debería ser la próxima reforma tributaria que se impondrá en 2016 en esta nación andina.

En su exposición, Valencia asegura que   en este debate ha estado ausente el sector agropecuario, afirmando que “el sistema tributario actual es altamente inequitativo con las empresas del campo encargadas de proveer la seguridad alimentaria a los colombianos. En el caso del sector avícola, que cuenta con empresas formales en todos sus encadenamientos, la carga tributaria se acerca a 60 por ciento. En un escenario de economía abierta, esta carga se convierte en un factor negativo para la competitividad de los avicultores y para aquellos otros sectores que en menor o mayor medida compiten con las importaciones y que no gozan de materias primas locales para producir sus bienes finales”.

El directivo gremial especifica que “p ara el caso de la avicultura, más de 70 por ciento de los costos provienen de materias primas importadas como el maíz, el sorgo y la soya. A ello se suma la fuerte depreciación del peso y la carga tributaria. Esto genera espacios para que los competidores internaciones tengan más ventajas en nuestro mercado, pues su carga tributaria es inferior en 20 puntos y sus costos son más bajos en al menos un 25 por ciento. Por eso una propuesta para la Comisión es considerar una tasa de impuesto de renta diferencial para el sector agropecuario. Esto jalonaría la inversión y la generación de riqueza en el campo, fomentaría el empleo y ayudaría a construir una oferta de alimentos adicional.

Más que proyectos asistencialistas, se necesitan incentivos para la inversión en el campo y estos tendrán que venir de la mano de la provisión de bienes públicos y de una estructura tributaria que le permita a los proyectos agroempresariales salir a competir en los mercados internacionales”.