Publicidad

News and analysis on the global poultry
and animal feed industries.
Mercados y negocios / Nutrición y fabricación de alimentos balanceados
26 de mayo de 2015

Auge de los alimentos balanceados en México

Con tasas de crecimiento mayores a las de otros países de la región y a pesar de los problemas económicos y sanitarios, la producción mexicana de alimentos balanceados va viento en popa.

En 2014, la producción mundial de alimentos balanceados fue de 980 millones de toneladas, lo cual representa un crecimiento del 1.8 por ciento con respecto a 2013. En el cuadro 1, podemos observar a los cinco mayores productores, de los cuales EUA y México registraron crecimientos, mientras que China y Brasil presentaron ligeros descensos en la producción. Con 30 millones de toneladas de alimentos balanceados producidas en México durante 2014, el país sigue colocado como el cuarto productor mundial.

 

La producción en Latinoamérica

A pesar de la disminución en la producción brasileña, en el continente americano se produjeron 337 millones de toneladas en 2014, lo cual representa un incremento de casi 2 por ciento respecto al año anterior. Brasil y EUA, que entre ambos producen el 70 por ciento de los alimentos balanceados del continente americano, con 172.5 y 66.2 millones de toneladas, respectivamente. México produce el 9 por ciento de los alimentos balanceados de América; es el tercero del continente y el segundo de Latinoamérica. Argentina y Colombia por su parte, produjeron 11.8 y 6.3 millones toneladas, con lo cual ambos se encuentran en la tercera y cuarta posición de mayores productores de Latinoamérica.

 

La producción en México

Para el Ing. Antonio Pedroza, presidente del Conafab (Consejo Nacional de Fabricantes de Alimentos Balanceados y la Nutrición Animal de México) “resulta complicado para cualquier análisis encontrar los factores determinantes para explicar cómo en pocos meses pasamos de una muy alta expectativa de desarrollo para México a otra donde prevalece la inercia de crecimiento económico insuficiente”.

 

En el transcurso del 2014 “la baja en las expectativas de crecimiento paulatinamente fue minando el ánimo y la certidumbre en muchos sectores económicos, pero también diversos sectores tuvieron un desempeño favorable que libraron el entorno de debilidad en el crecimiento”. Uno de estos es el de los alimentos balanceados.

 

Durante el Foro de Análisis de la Industria Alimentaria Animal 2015, realizado por el Conafab el pasado mayo en Cancún, QR, México, el Ing. Pedroza, dijo que “desde 2011 ha habido un crecimiento contante y que en 2014 este incremento en la producción fue del 3.3 por ciento, aumento que no se veía desde hacía 10 años”. Incluso, pronosticó que para este año se espera un crecimiento del 3.5 por ciento, con un volumen total superior a las 31.1 millones de toneladas, apoyados principalmente por el desempeño en la avicultura, la porcicultura y el aporte marginal de la acuacultura.

 

Cabe mencionar que el crecimiento de la producción en México se debe básicamente a un crecimiento orgánico, pues no hay exportaciones. De acuerdo con el Ing. Pedroza, hay tres vectores que pueden explicar este crecimiento: a) el crecimiento de la población, aunque crece a ritmos mucho menores; b) el mejor ingreso de población, que impacta y cambia hábitos alimentarios y c) el efecto de las remesas de los trabajadores mexicanos en EUA, pues se calcula que el 50 por ciento de éstas se dedican a la comida y principalmente a un mayor consumo de proteína animal.

 

La industria de alimentos balanceados en México es eficiente. Cuenta con alta tecnología y con espacio para crecer en las más de 400 plantas que se encuentran en el país. Hay otro aspecto que no se puede medir, pero parece que también va en crecimiento, que es la producción pecuaria de traspatio, pues los productores de alimentos balanceados comerciales (locales y regionales) han percibido un aumento en la producción por arriba del promedio y ventas en este sector.

 

Alimentos avícolas

Por especies, en 2014 el 49.9 por ciento de los alimentos balanceados mexicanos se destinaron a la avicultura. Del total de producción de alimentos balanceados, los integrados avícolas representan el 54.3 por ciento, mientras que en la producción de alimentos comerciales siempre hay una mayor dispersión de especies animales a las que se destina. En la figura 1 se puede ver el histórico de producción de alimentos balanceados para aves, tanto para pollo como para postura y lo correspondiente a los integrados y plantas comerciales.

 

Como la avicultura es el sub-sector pecuario con mayor desarrollo de mercado, es previsible que la integración pueda fortalecerse en el mediano plazo. Para 2015 se espera que se produzcan 15.53 millones de toneladas de alimento para avicultura, de los cuales 6.45 millones (41.5 por ciento) corresponden a alimento para gallinas de postura y 9.08 millones (58.5 por ciento) para pollo de engorde. Además, de esta cantidad total, el 67.2 por ciento será producido por las empresas integradas y el 32.8 por cuento por las plantas de alimento comercial.

 

Los problemas sanitarios en la producción avícola aún no desaparecen por completo, de tal manera que la productividad en las aves se ha visto afectada. No obstante, el incremento de la parvada nacional permitirá compensar esa situación. Así, se espera una mayor producción de huevo en 2015 respecto al año anterior. De carne de pollo se espera una producción de 2.1 millones de toneladas en 2015, lo que representa un crecimiento aproximado de 2.5 por ciento respecto al año anterior.

 

Comercio exterior

Las exportaciones e importaciones son marginales. Básicamente México es un país autosuficiente en alimentos balanceados. Las importaciones son de alimentos para mascotas y de especialidades como los enlatados.

 

Materia primas

A diferencia de años previos, el sector de los alimentos balanceados se ha convertido en consumidor de materias primas de origen mexicano. Las cosechas nacionales de grano forrajero tuvieron un año favorable en 2014 y el consumo de la industria alimentaria animal se incrementó casi 700 mil toneladas para ubicarse por primera vez por arriba de 11 millones de toneladas, equivalente a 58.3 por ciento de la demanda total.

 

No obstante, sigue siendo deficitario en granos forrajeros, aunque hay un gran apoyo para la reconversión hacia la producción nacional. El sorgo sigue ocupando el primer lugar con 8.5 millones de toneladas, casi todo nacional, y el maíz con 9.9 millones de toneladas.

 

La producción nacional de harina de soya se ubicó en 2.95 millones de toneladas y se obtuvo del procesamiento de 3.86 millones de toneladas de frijol de soya. El consumo nacional de este ingrediente creció 7.8 por ciento, para ubicarse en 4.4 millones de toneladas.

 

Conclusión

El año 2014 fue un buen año en general para la producción pecuaria. El Conafab estima que en 2015 se mantenga la tendencia en todos los sub-sectores. “La industria seguirá creciendo en México, aún en contra de las devaluaciones del peso. Las condiciones están dadas: hay capacidad, mercado, experiencia y tecnología” dijo el presidente de Conafab. Además, hay esfuerzos y objetivos de exportar y de cumplir con los requisitos de los posibles clientes.

 

“Con un sector altamente dolarizado como el nuestro, los efectos del tipo de cambio en los costos de formulación se notan inmediatamente. Una paridad cambiaría adversa y permanente, aún bien administrado el riesgo, nos obligaría a trasladar el costo a nuestros clientes que su vez lo enviarían al consumidor final teniendo un efecto indeseable en la inflación”, señala el presidente de Conafab.

 

“Puedo decir que la producción pecuaria tiene expectativas favorables en casi todos los sectores como la avicultura, las cuales están basadas en una demanda interna favorable y la mejora en su productividad. Ambos factores son en sí mismo un motor que debe servir para impulsar la producción de nuestra industria en 2015”, concluye el Ing. Pedroza.

Comments powered by Disqus